Ciudad de México.- La Ciudad de México tiene la mayor movilidad social ascendente en el país, pues 59 de cada 100 capitalinos que nacen en situación de mayor desventaja social superan la pobreza en su vida adulta, aunque persiste la desigualdad de género.

De acuerdo con el informe Movilidad Social en la CDMX 2019, del Centro de Estudios Espinosa Yglesia (CEEY), quienes nacen en los estratos más altos de esta urbe también tienen una mayor probabilidad de permanecer ahí, en comparación con lo que sucede con el resto de la población del país.

Roberto Vélez, director ejecutivo del CEEY, explicó que en todo México, 74 de cada 100 mexicanos que nacen en la base de esta escalera, es decir en una situación de mayor marginación, no logran superar dicha condición.

“En el país, 57 de cada 100 de quienes nacen en hogares del extremo superior de la escalera socioeconómica se mantienen ahí el resto de su vida”, indicó el especialista.

Como ejemplo citó el caso del sur del país -Guerrero, Chiapas y Oaxaca-, donde 85 de cada 100 personas de origen muy pobre no pueden superar el estamento durante toda su vida.

Al respecto, Mónica Orozco, investigadora del centro, subrayó que en la capital del país persiste una desigualdad de género, pues las oportunidades para las mujeres son más limitadas que para los hombres.

“Esto, claramente, se potencia cuando las mujeres inician en posiciones menos favorables. Lo anterior, aunque coincide con los resultados nacionales, resulta más marcado en la Ciudad de México. Si una mujer y un hombre nacen en hogares pobres, ella tendrá menos probabilidades que él de escapar de la pobreza”, compartió.

Además, refirió que 76% de los hombres en la Ciudad de México participan en el mercado laboral, frente a 46% de mujeres; desciende a 38% si la mujer tiene hijos menores de seis años.

El informe expuso que la Ciudad de México no es la excepción en lo que respecta a la relación entre movilidad, nivel socioeconómico y color de piel: los capitalinos de tono más oscuro experimentan menor movilidad ascendente y mayor movilidad descendente respecto de quienes tienen un tono de piel más claro.

En la capital del país -donde las oportunidades son más iguales-, el tono de piel pesa más del doble para determinar los logros de las personas que en cualquier otra región del país.

Ante ello, el CEEY propuso al gobierno de la capital políticas públicas para evitar la discriminación de género, como el cuidado infantil para que las mujeres puedan trabajar, escuelas de horario extendido y protección de los derechos de trabajadores domésticos y cuidadores de menores.

Subrayó que la posición estratégica de la Ciudad de México es por la amplia infraestructura médica y educativa en los niveles básicos, los de alta especialidad y en otros servicios sociales básicos, que la dotan de una ventaja competitiva para la consolidación y ampliación progresiva de medidas de política con potencial transformador para impulsar la movilidad social.

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: