compartir en:

CHILE.- El supuesto uso de balines por parte de los elementos de la policía han dejado ciegos a más de 200 personas participantes de las numerosas protestas suscitadas recientemente en Chile.

El principal organismo médico chileno tiene registradas hasta el momento 230 personas que han perdido la vista tras recibir disparos directos de bolas de goma y frascos de gas lacrimógeno durante las manifestaciones, que por prácticamente un mes, han sacudido al país en demanda de mejoras sociales.

De ellas, al menos 50 necesitarán prótesis oculares. “Lo que significa que el paciente no sólo pierde la visión de su ojo, sino que pierde el ojo propiamente”, dijo a The Associated Press el doctor Patricio Meza, vicepresidente del Colegio Médico chileno.

Meza destacó que el 85% de las víctimas son hombres con una edad promedio de 30 años.

“Estamos frente a una verdadera crisis sanitaria, a una emergencia sanitaria, puesto que, en tan pocos días, en tres semanas tenemos el mayor número de casos con complicaciones oculares severas por golpes en el ojo”, afirmó Meza.

Un joven estudiante de ingeniería contó la historia de cómo, después de tan solo unos minutos de estar en la calle, un policía lo encontró de frente y le disparó directamente a la cara, a menos de 15 metros de distancia. Inmediatamente, el agente que lo lastimó bajó el arma como si hubiera estado apuntando hacia el piso todo el tiempo.

Nota recomendada: Exasesor de Trump es declarado culpable; enfrentaría pena de hasta 50 años

Las balas de goma disparadas por la policía de Chile son del tamaño de la pupila, pero al impactar en los ojos con tanta fuerza ocasionan que los globos oculares se abran como si fuera una flor.

Hasta el momento, las autoridades han hecho caso omiso a esta preocupante y violenta tendencia, pues las fuerzas de seguridad están disparando a los ojos de los manifestantes, causando lesiones y dejando ciegos a sus propios ciudadanos.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: