compartir en:

Por el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripa y su hija Yulia, en suelo británico; los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania le pidieron hoy una explicación a Rusia; advirtiendo que una negativa de esta, sólo sería evidencia de su culpabilidad en el atentado.

En un comunicado los cuatro líderes expusieron sus demandas hacia el gobierno de Vladimir Putin, en el que indicaba que no existía una explicación admisible que eximiera a Rusia del ataque contra el exagente.

Compartimos la evaluación del Reino Unido de que no existe una explicación alternativa plausible, y observamos que la falta de respuesta de Rusia al pedido legítimo del gobierno del Reino Unido subraya la responsabilidad de Rusia.

De igual manera revelaron, que el ataque fue perpetrado con un agente químico nervioso de grado militar desarrollado por Rusia y que es una acción que no se veía en Europa, desde la Segunda Guerra Mundial.

Es un asalto a la soberanía del Reino Unido y cualquier uso de ese tipo (de arma) por parte de un Estado Parte es una clara violación de la Convención sobre Armas Químicas y una violación de la ley internacional. Amenaza la seguridad de todos nosotros.

Esto, se da después de que la semana pasada la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, acusó al gobierno de Moscú por envenenar a Skripa y su hija el 4 de marzo, con una sustancia que destruye el sistema nervioso.

Acusaciones que fueron tachadas como un espectáculo del parlamento británico, por la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zakharova. Tras lo que May anunció la decisión de expulsar a 23 diplomáticos rusos de Reino Unido; medida respaldada por el presidente estadunidense, Donald Trump; por falta de una respuesta creíble de Rusia.

El exespía fue arrestado y condenado en 2006 en Rusia, por alta traición en forma de espionaje, a favor de Reino Unido. Sin embargo, en 2010 este país le brindó refugio tras un intercambio de espías entre Estados Unidos y Moscú.

TAGS EN ESTA NOTA: