compartir en:

Montreal.- Hasta una docena de petroleros, con un estimado de siete millones de barriles de crudo venezolano, navegan sin rumbo en el Caribe y el Golfo de México, debido a las sanciones que implementó Estados Unidos por su fractura en la relación con Nicolás Maduro.

En un reporte, Canadian Broadcasting Corporation (CBC) refirió que, para privar de recursos al régimen de Nicolás Maduro en la actual crisis, Washington impuso sanciones a la compañía estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), cuyos activos quedaron congelados en Estados Unidos.

Sin embargo, las restricciones también afectan la exportación del petróleo venezolano por la obstaculización y el encarecimiento en el envío de productos combustibles de las compañías estadounidenses, como los diluyentes, hacia Venezuela.

Las sanciones al petróleo de Venezuela ya repercutieron en los petroleros y harían descarrilar los precios del hidrocarburo porque provocan una serie de dificultades y, aunque el crudo canadiense sería una opción para compradores en Estados Unidos, la producción es insuficiente.

Por el momento, se calcula que alrededor de una docena de petroleros flotan en el mar sin saber a dónde deberían ir para tratar de descargar el combustible, algunos frente a la costa de Venezuela, otros en el Caribe o en el Golfo de México, señaló el informe, que cita datos del sitio web de monitoreo de buques TankerTrackers.

Antes de este problema, la gran mayoría del petróleo venezolano se destinaba a refinerías en la costa de Estados Unidos en el Golfo de México, pero los clientes allí están bloqueados y el crudo del país latinoamericano está teniendo dificultades para encontrar compradores alternativos, debido a que es una mezcla pesada.

La mayoría de las refinerías que pueden procesar el pesado hidrocarburo venezolano están en Estados Unidos y no hay otras cercanas a Venezuela que puedan hacer el trabajo, salvo China e India pero la distancia y el costo del transporte a través del Pacífico, lo hace una opción poco atractiva.

Así, los petroleros que permanecen en el mar aún deben decidir a dónde irán con su carga y quién pagará por ella, apuntó el reporte.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: