Ginebra.- En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, que este año se enfoca en la biodiversidad y es un llamado a la acción para combatir la pérdida de especies, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) informó que alrededor de 15 leopardos de nieve fueron vistos en la cordillera de Biskek, capital de Kirguistán.

“El cambio climático está empujando al esquivo gato, conocido como el ´fantasma de las montañas´, hacia un mayor conflicto con las comunidades locales y su ganado, refirió.

Señaló que los estudios científicos sugieren que la crisis climática “reducirá los hábitats del leopardo de las nieves en todo el mundo en dos tercios para 2070, mientras las temperaturas más cálidas están obligando a los agricultores a seguir cuesta arriba para encontrar pastos adecuados para su ganado”.

El PNUMA encabeza el programa Vanishing Treasures, cuyo objetivo es ayudar a los habitantes en Kirguistán a diversificar sus medios de vida a través de enfoques innovadores para el ecoturismo, apicultura y horticultura, para fomentar una coexistencia con la vida silvestre.

"Si los leopardos de las nieves pudieran rugir, los oiríamos clamar por nuestra ayuda", afirmó este viernes el director de la Oficina de Europa del PNUMA, Bruno Pozzi.

“El cambio climático está golpeando las montañas de Asia Central. Es probable que los conflictos entre los leopardos de las nieves y las comunidades locales y el ganado sean cada vez más frecuentes. Esto también puede resultar en un posible aumento de la caza furtiva y el comercio ilegal de vida silvestre”, refirió.

Aseguró que una mayor interacción entre los humanos y la vida silvestre “puede aumentar las posibilidades de transferencia de enfermedades zoonóticas como el coronavirus (Covid-19)”, por lo que el programa busca soluciones para las personas y la naturaleza.

The Snow Leopard Trust señaló que unos 15 leopardos de las nieves adultos fueron grabados por cámaras infrarrojas, lo que sugiere que hay una población reproductora cerca de la ciudad.

Musaev Almaz Mustafaevich, director de Biodiversidad de la Agencia Estatal de Protección Ambiental de Kirguistán puntualizó que están trabajando con países vecinos para estudiar hábitats y monitorear al leopardo de las nieves, luego de la firma de la Declaración de Biskek del 2013 y firmada por 12 países con el objetivo de asegurar la supervivencia a esa especie.

El programa Vanishing Treasures es financiado por el gobierno de Luxemburgo, en colaboración con socios internacionales y locales en Kirguistán, entre ellos Snow Leopard Trust, la Fundación Ilbirs y el Programa Global de Protección del Leopardo de las Nieves y del Ecosistema.

TAGS EN ESTA NOTA: