compartir en:

Río de Janeiro, 16 Dic.- El futuro canciller de Brasil, Eduardo Araújo, dijo hoy que el presidente venezolano Nicolás Maduro no fue invitado a la toma de posesión de Jair Bolsonaro por razones políticas, en una nueva muestra de que el presidente electo endurecerá su política hacia el país vecino.

“No invitamos a Nicolás Maduro para la posesión de Bolsonaro. No hay lugar para Maduro en una celebración de la democracia y del triunfo de la voluntad popular brasileña”, dijo Araújo en su cuenta Twitter.

El futuro canciller, que ya causó polémica antes de asumir al decir que no cree en el cambio climático y al calificar al presidente estadunidense Donald Trump de “salvador de Occidente”, dijo que “todos los países del mundo deben dejar de apoyarlo (a Maduro) y unirse para libertar a Venezuela”.

El presidente electo de Brasil ya dijo que tomará “medidas contra el gobierno de Maduro” y señaló que su país, adonde migraron decenas de miles de venezolanos, “no sólo acogerá y dejará que se resuelvan las cosas naturalmente”.

Aunque Bolsonaro no explicó cuáles serán las “medidas” que piensa tomar y, tras vencer los comicios el domingo 28 de octubre aseguró que “Brasil buscará una solución pacífica”, hace semanas que sus declaraciones apuntan a un endurecimiento del discurso con Venezuela.

Desplegadas este año, las Fuerzas Armadas de Brasil permanecerán por lo menos hasta final de año en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, para lidiar con cuestiones vinculadas con el flujo migratorio, que asciende a más de 130 mil personas desde 2017.

Sin embargo, según datos del gobierno brasileño el 60 por ciento de estos venezolanos que entraron a Brasil salió con destino a un tercer país de América del Sur.

El gobierno electo del estado de Roraima, que asumirá en enero, ya prometió que quiere poner freno a la inmigración venezolana por considerar que los servicios sociales del estado –educación y sanidad- están saturados por la llegada de miles de inmigrantes.

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: