compartir en:

Washington.- El gobierno de Estados Unidos reconoció hoy a Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, tras la renuncia de Evo Morales, y señaló que espera trabajar con ella mientras se organizan elecciones libres y justas lo antes posible en el país andino. 

“La presidenta en funciones del Senado, Áñez, asumió la responsabilidad de la presidencia interina de Bolivia”, señaló en Twitter el secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Michael G. Kozak. 

Kozak confió en que trabajará con ella y otras autoridades civiles de Bolivia mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible conforme a la Constitución, para superar la actual crisis política, marcada por la renuncia y salida del país de Morales tras 21 días de protestas postelectorales. 

Estados Unidos apoyó la salida del poder de Morales. Incluso el embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, consideró la víspera como "ridículo" que se hable de golpe de Estado en Bolivia. 

En ese mismo sentido se pronunció el lunes el presidente Donald Trump, quien aseguró que con la salida de Morales se “preserva la democracia” en Bolivia y se envía un mensaje para los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega. 

“Estos acontecimientos lanzan una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán”, aseguró Trump en un comunicado divulgado por la Casa Blanca. 

Áñez, quien era vicepresidenta segunda del Senado, asumió el liderazgo de la Cámara Alta ante la ausencia del presidente y de la primera vicepresidenta de ese órgano legislativo. 

Ya como presidenta en funciones del Senado asumió la presidencia de Bolivia, con base en el artículo 170 de la Constitución Política del Estado, para cubrir el vacío de poder derivado de la dimisión de Morales. Ahora tiene la tarea de convocar lo más pronto posible a nuevos comicios, así como pacificar al país. 

Ordena la salida de su personal diplomático  
 
El Departamento estadunidense de Estado ordenó la salida de su personal diplomático no esencial y de sus familias de Bolivia, y emitió una alerta de viaje para sus ciudadanos ante los disturbios de las últimas semanas en el país sudamericano y la inestabilidad política. 

“El gobierno de Estados Unidos tiene una capacidad limitada para proporcionar servicios de emergencia a ciudadanos estadunidenses en Bolivia”, explicó el Departamento de Estado en un comunicado. 

Advirtió a sus ciudadanos que viajen al país sudamericano sobre los disturbios callejeros, “hay manifestaciones, huelgas, bloqueos y marchas recurrentes en las principales ciudades de Bolivia". 

Asimismo, informó que "los bloqueos de carreteras y las huelgas cortaron el tráfico en las avenidas principales, las autopistas entre ciudades y el acceso al aeropuerto”. 

Subrayó que algunas protestas concluyeron en enfrentamientos violentos, y las autoridades locales implementaron medidas de control de multitudes para desalentar las protestas. 

“Los manifestantes en las principales ciudades ocupan o bloquean de manera intermitente el acceso a las instituciones públicas y la infraestructura, negando el acceso a centros de transporte, bancos y otros servicios”, expuso el Departamento de Estado en su advertencia de viaje. 

A esa situación se suma el que los vuelos nacionales e internacionales “pueden retrasarse o cancelarse, y los viajes por carretera alrededor y entre ciudades se ven obstaculizados regularmente”, indicó. 

Ante este panorama la dependencia indicó a los estadunidenses que deben de extremar sus precauciones en la nación andina y de ser posible no viajar al país sudamericano hasta que regrese a la normalidad. 

La violencia en Bolivia se agudizó el fin de semana pasado entre grupos de la oposición y afines al gobierno luego de las elecciones generales del 20 de octubre pasado en las que Evo Morales ganó su tercera reelección para un cuarto mandato presidencial, pero la oposición desconoció los resultados. 

La presión social creció y a ella se sumó el motín a nivel nacional que realizó la policía, así como el llamado de las Fuerzas Armadas para que el presidente Evo Morales dimitiera. 

Morales, tras 14 años en el poder, presentó su renuncia el domingo y salió rumbo a México donde le fue otorgado asilo. 

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: