EFE

Londres.- El primer ministro británico, Boris Johnson, defendió este miércoles su plan de imponer restricciones a nivel local para frenar el avance del coronavirus en Inglaterra, pero no descartó introducir un confinamiento a corto plazo, como piden buena parte de la comunidad científica y la oposición laborista.

Durante su comparecencia semanal en la Cámara de los Comunes, Johnson arguyó que "se puede reducir la prevalencia del virus" con su enfoque regional, que incluye la introducción desde esta semana de un sistema de tres niveles para evaluar el riesgo del virus en las distintas áreas geográficas, con sus respectivas medidas de contención.

Ante presiones del líder laborista, Keir Starmer, para que ordene pronto un confinamiento de unas dos semanas para "cortocircuitar" la propagación del virus, concedió que "no descarta nada".

Sin embargo, insistió en que de momento se mantendrán las restricciones localizadas en base a la incidencia de la Covid-19, ya que ese método tiene en cuenta no solo la lucha contra el virus sino "el impacto económico y los daños asociados".

El primer ministro ha optado por esta estrategia en aparente contradicción con las recomendaciones del grupo de médicos que le asesoran, que, según documentos publicados ayer, aconsejaron ya en septiembre la imposición de un confinamiento corto para "cortocircuitar" el ciclo de contagios.

Starmer reprochó hoy a Johnson que ignorara estos consejos y dijo que, habiendo leído el informe de los expertos, él considera ahora que esas medidas más drásticas redundarían en el "interés nacional".

Según las últimas cifras oficiales, el martes se registraron en el Reino Unido 17 mil 234 nuevos contagios, hasta 634 mil 920, con un total de 43 mil 018 muertes, tras sumar 143 en 24 horas. Hay 4 mil 367 pacientes hospitalizados, 507 con respiración asistida.

TAGS EN ESTA NOTA: