En el blog "Apuntes desde el Encierro" abrimos un espacio a nuestra audiencia para que exprese sus vivencias, puntos de vista y experiencias sobre el tema de la pandemia mundial del coronavirus Covid-19. Los textos, videos e imágenes compartidas por nuestros usuarios no reflejan la línea editorial de Diario de México y son responsabilidad de quienes lo envían.

Por Alberto Javier Ruenes

En León, el trabajo todo lo vence. No es cliché, es el lema de la ciudad acuñado en la primera mitad del siglo XX, grabado en su escudo y acompañado por una colmena como símbolo de nuestra identidad.

Detrás de esas palabras hay una historia de perseverancia y superación. En la memoria colectiva están presentes las crisis ambientales y económicas, inundaciones a lo largo de tres siglos que destruyeron el patrimonio de miles de familias y significaron la reconstrucción de la ciudad en términos sociales y económicos.

Eso aunado a la trascendencia histórica del estado de Guanajuato en el ámbito nacional: aquí estalló la lucha por la Independencia Nacional y se definió la lucha armada de la Revolución Mexicana.

A lo largo del tiempo, el trabajo ha vencido en Guanajuato, y por encima de ideologías políticas, seguimos creciendo. ¿La razón? El progreso se basa en el trabajo, no estamos esperando un milagro o un mesías que nos rescate.

Hoy, somos la cuarta entidad de mayor crecimiento económico, la quinta que mayor aporte hace al crecimiento nacional y una de las economías más dinámicas del país, además de que contribuimos en más del 4% del PIB nacional. En contraste, el Gobierno Federal nos puso en último lugar en la repartición de recursos. Aberrante.

Por eso, ante el contexto que vivimos por la pandemia del COVID19, nuestro lema cala hondo: los guanajuatenses queremos trabajar, pero los empleos se están perdiendo. De marzo a mayo, en México más de un millón de personas perdieron su empleo, de las cuales, 42 mil son guanajuatenses, y poco más de 400 empresas en el estado ya cerraron operaciones de manera definitiva, según el IMSS.

Frente a tal escenario, los empresarios de Coparmex propusimos al Gobierno Federal implementar #RemediosSolidarios, medidas concretas para cuidar el trabajo y frenar el desempleo en el país. Salario Solidario para proteger el empleo, Seguro Solidario para apoyarlo y Bono solidario para generar nuevos.

La respuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador, hasta ahora es nula. Tan sólo en Guanajuato, si apoyara la propuesta, beneficiaría a más de 900 mil trabajadores, se reactivarían hasta 14 mil empleos con un presupuesto de 9 mil millones de pesos.

Pero la lógica del presidente dista mucho de las autoridades locales. El gobierno del estado destinó apoyos para las empresas por más de 3 mil millones de pesos, y el Gobierno de León otros 50 millones de pesos.

Que quede claro: este soporte no es para los empresarios, sino para salvar el ingreso de miles de familias. No hay dinero que alcance para mitigar la crisis económica, pero si el Gobierno Federal apoya los empleos, los ciudadanos nos haremos cargo del resto.

Las empresas ya asumimos la parte que nos corresponde conservando el mayor número de puestos de trabajo, los gobiernos estatal y municipal también, pero la balanza no puede inclinarse a un solo lado, es absurdo e injusto.

Si bien, los #RemediosSolidarios no vencerán al coronavirus, pero sí al desempleo. Hoy más que nunca los ciudadanos nos aferramos a que “El trabajo todo lo vence”, superando unidos esta crisis con o sin el Presidente de la República, la historia nos respalda. El tiempo se encargará de poner a cada quien en su lugar.

Imagen de alberto.ruenes

Alberto Javier Ruenes

Presidente de Coparmex León

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México