compartir en:

París.- Los escándalos de abuso sexual por parte de miembros de la Iglesia se han vuelto un foco rojo para la sociedad de todo el mundo, algunos obispos han renunciado, pero otros han optado por quitarse la vida como Jean-Baptiste Sèbe.

El sacerdote francés, se suicidó el pasado marte al interior de la iglesia Saint-Romain, en Ruán.

El clérigo de 38 años de edad –que ejercía como sacerdote desde 2005-, fue acusado recientemente de haber agredido sexualmente a una joven. Aunque no había sido señalado formalmente ante la policía, la madre de víctima lo acusó directamente con Dominique Lebrun, arzobispo de Ruán, quien aseguró que Sèbe tenía “comportamientos indecentes y de agresión sexual” contra su hija, cuya edad no fue revelada.

Aunado a lo anterior, Lebrun aseguró que el sacerdote pasaba por un momento difícil, lo que pudo orillarlo a suicidarse.

Esta crisis que vive la religión y sus miembros cada vez es más alarmante, por lo que el Papa Francisco hará una reunión extraordinaria del 21 al 24 de febrero de 2019 en el Vaticano para hablar sobre la protección de menores; para el encuentro, se ha convocado a todo los presidentes de las conferencias episcopales del mundo.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: