compartir en:

CALIFORNIA.- La Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco (California) aprobó por unanimidad una resolución que declara a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) como una organización de "terrorismo doméstico" y urgió a otros municipios a seguir su ejemplo.

Esta medida avalada la noche del martes, señala que la ANR es una organización que incita a actos de violencia, además de que desinforma y difunde propaganda sobre el uso de armas.

"La NRA conspira para limitar la investigación sobre la violencia armada, y restringir el intercambio de datos sobre violencia armada", indica el documento presentado por la supervisora Catherine Stefani.

El oficio añade que el principal grupo de presión de armas del país "reúne su considerable riqueza y fuerza organizativa para promover la posesión de armas e incitar a los propietarios a actos de violencia".

Asimismo, señala muchas de las estadísticas en las que Estados Unidos destaca en términos de violencia armada, afirmando que la tasa de homicidios con armas de fuego del país es “25 veces mayor que cualquier otro país desarrollado en el mundo” y que 36 mil personas en Estados Unidos mueren en incidentes relacionados con armas de fuego cada año, un promedio de 100 por día.

En este contexto, también se hace mención de los recientes actos de violencia armada, incluido el tiroteo en julio en el que murieron a tres personas, todas menores de 26 años, en un festival de comida en Gilroy, California, al sur de San Francisco.

Por su parte, mediante su cuenta de Twitter, la NRA respondió diciendo que la resolución era "un asalto imprudente contra una organización respetuosa de la ley, sus miembros y las libertades que todos defienden".

Mientras que en un comunicado enviado al canal de televisión KTVU, la asociación calificó la resolución como "un truco absurdo de la Junta de Supervisores en un esfuerzo por distraerse de los problemas reales que enfrenta San Francisco, como la falta de vivienda desenfrenada, y el abuso de drogas", entre otros.

Esta resolución se da a tres días después que un hombre matara a 7 personas en Odesa, en Texas, y cuando se cumplía un mes del tiroteo que dejó 22 muertos en un almacén en El Paso, en el mismo estado.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: