compartir en:

Alemania.- Lo que iba lleno de buenos deseos, se convirtió en una tragedia y provocó la muerte de decenas de animales ayer en el zoológico de Krefeld, Alemania.

Una holandesa de 60 años de edad, junto con sus dos hijas adultas, jamás imaginaron lo que iban a causar al mandar al cielo sus globos de cantoya, que llevaban escritas leyendas con anhelos para este 2020.

A pesar de que es ilegal el uso de estas linternas chinas en Alemania desde hace más de una década, las danesas decidieron festejar el Año Nuevo con esa tradición milenaria, pero la fiesta acabó cuando uno de estos artefactos provocó un incendio que acabó con la vida de varias especies, entre ellos cinco orangutanes, dos gorilas y un chimpancé.

Al enterarse del siniestro, las tres mujeres holandesas decidieron entregarse ante las autoridades, podrían enfrentar cargos de provocar incendios por negligencia y ser castigadas con hasta cinco años de cárcel.

TAGS EN ESTA NOTA: