EFE

BARCELONA.- El entrenador del Barcelona, Quique Setién, defendió la decisión de encadenar la segunda suplencia consecutiva de Antoine Griezmann y aseguró que hablará con él, pero no le pedirá perdón.

"A Griezmann le veo bien. El problema es que no pueden jugar todos y hay que decidirse por algunos. Siempre piensas que en un momento determinado puede hacer algo. No lo he hecho antes porque estábamos jugando muy bien. A Suárez siempre hay que tratar de tenerle, a Messi también, porque no sabes nunca lo que va a pasar. No es fácil encontrarle sitio sin desestabilizar el equipo", explicó.

El entrenador cántabro calificó de "pena" el empate cosechado contra el Atlético de Madrid en el Camp Nou (2-2) y admitió que su equipo tiene "cada vez más complicado" el título de liga.

En declaraciones a Movistar LaLiga, el técnico instó a sus jugadores a "seguir trabajando", pese a que si el Real Madrid gana este jueves contra el Getafe el liderato quedara a cuatro puntos, y negó que su figura como entrenador esté discutida tras los últimos resultados.

"Es una pena, porque cada vez lo tenemos más complicado. Dejarnos estos puntos supone que nos alejamos del título, pero hay que seguir trabajando", opinó.

En este sentido, Setién se mostró "bastante contento" con la actuación de su equipo, aunque lamentó no "haberle hecho más daño" al Atlético, un equipo con "jugadores muy disciplinados".

Setién apostó ante Atleti por un 4-4-2: "Hemos pasado a hacer cosas diferentes. Pensábamos que nos sería suficiente jugar con Messi y Riqui Puig más adelantados".

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: