Washington.- El estado de Georgia terminó la tarde de este jueves con el recuento de votos de la elección presidencial de Estados Unidos confirmando el triunfo del demócrata Joe Biden y la derrota histórica de un candidato a la Casa Blanca republicano, en un bastión de este partido, que no perdía en esta entidad desde 1992.

Con este escrutinio, el conteo final quedó con 306 votos electorales para Biden y 232 para el presidente Donald Trump.

MANTIENE SU INTENTO POR REVERTIR LOS DATOS

El presidente saliente, Donald Trump, ha intensificado su intento de voltear los resultados de las elecciones del 3 de noviembre, mediante presiones a sus aliados en estados clave, en una maniobra que el mandatario electo, Joe Biden, calificó este jueves de "irresponsable" y "dañina".

A pocos días de que se cierren los plazos de cada estado para certificar al ganador de los comicios, y ante la falta de resultados de su estrategia legal, Trump y su equipo han llevado a nuevos extremos su campaña para tratar de amoldar la realidad a su denuncia sin pruebas de que las elecciones fueron fraudulentas.

PRESIÓN AL CONGRESO ESTATAL EN MICHIGAN

Este jueves, Trump invitó a los líderes republicanos del Congreso estatal de Michigan, controlado por su partido, a reunirse con él en la Casa Blanca este viernes, en un aparente intento de pedir su cooperación para subvertir el resultado en ese estado clave, que Biden ganó por un amplio margen de unos 157 mil votos.

La maniobra se anunció horas después de que se revelara que el propio Trump telefoneó el martes a una integrante republicana de la junta electoral del condado más poblado de ese estado, el de Wayne -donde se encuentra Detroit-, justo después de que ella votara a favor de certificar a Biden como ganador en ese distrito.

Al día siguiente, esa apoderada y el otro miembro republicano de la misma junta intentaron sin éxito retirar su certificación de los resultados, aparentemente como resultado de las presiones de Trump.

Esas tácticas han salido a la luz poco después de que los encargados de gestionar el proceso electoral en Arizona y Georgia -la demócrata Katie Hobbs y el republicano Brad Raffensperger- pidieran que se deje de sembrar desconfianza en los resultados y denunciaran que han recibido amenazas contra su familia.

Además, Raffensperger aseguró este miércoles que el senador republicano Lindsey Graham, aliado cercano a Trump, le había presionado para buscar formas de descalificar votos en Georgia, donde las autoridades ultiman un recuento manual debido al estrecho margen de victoria de Biden en ese estado.

En ese contexto, la invitación a la Casa Blanca de los legisladores republicanos estatales de Michigan es un posible indicio de que Trump pueda estar buscando alternativas a la estrategia de presentar demandas en varios estados clave, que no ha prosperado por ahora.

TAGS EN ESTA NOTA: