compartir en:

Tras la investigación de Cofece por la supuesta concentración de combustible de manera ilícita, la cadena de gasolineras G500 informó que es una empresa que se ha manejado bajo las normas del mercado y el marco legal, ya que ha cumplido con todos los ordenamientos en cuanto a materia de competencia económica se refiere.

Por medio de un comunicado de prensa, la empresa de combustibles indicó que no ha sido notificada por parte de la Cofece que haya una investigación en su contra.

Asimismo, aseguró que fue una de las primeras compañías que realizó una denuncia contra un club de compras de combustible entre varios operadores de estaciones de servicio, la cual fue autorizada y comunicada por la Cofece el 22 de marzo de 2017.

De igual manera, G500 confirmó que sigue al tanto para colaborar con las autoridades y las investigaciones correspondientes y reiteró su compromiso con notificar de manera continua la incorporación de nuevos socios.

LOS HECHOS

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) detalló que se ha abierto una carpeta de investigación por denuncia, con la finalidad de comprobar que se ha realizado una concentración ilícita en el mercado de las gasolinas y el diésel.

Mediante un comunicado oficial, la institución dio a conocer que se dio inició con dicha investigación y explicó que se ha considerado que se han realizado conductas anticompetitivas, al aumentar el poder sustancial de uno o varios agentes económicos, desplazar a otros agentes económicos o establecer barreras a la entrada que impidan a terceros el acceso al mercado o a insumos esenciales, y facilitar la ejecución de prácticas monopólicas que dañen a los consumidores.

De comprobarse una concentración ilícita, el Pleno de la Cofece puede imponer sanciones como: demandar la corrección o supresión de la práctica ilegal; ordenar la desconcentración parcial o total; decretar la terminación del control o la supresión de los actos, así como multas hasta del 8.0 por ciento de los ingresos del agente económico.

Señaló que a partir de la reforma energética, los expendedores de gasolina y diésel buscan esquemas para lograr economías de escala por lo que, podrían haberse llevado a cabo procesos de consolidación de expendedores mediante adquisiciones, fusiones, consorcios o “alianzas comerciales”.

Aclaró que estas operaciones, en donde el objetivo es reducir costos, mejorar la proveeduría de insumos, de logística o ampliar la oferta de estos combustibles, no necesariamente son concentraciones ilícitas.

Por ello, el organismo recomendó a los agentes económicos de este sector notificar de forma preventiva cualquier proyecto de asociación o concentración, con el objeto de ponderar su posible impacto en las condiciones de competencia que prevalecen en los mercados de estos combustibles.

Los directivos que hayan participado directa o indirectamente en concentraciones ilícitas podrían ser inhabilitados hasta por cinco años y multados hasta con 200 mil Unidades de Medida y Actualización, entre otras sanciones, detalló.

TAGS EN ESTA NOTA: