Por Vanessa Arriaga

Estados Unidos.- Jamal Khashoggi, era un periodista de Arabia Saudita que se criticó fervientemente algunas de las acciones del gobierno. Sin embargo, desde el 2 de octubre desapareció del mapa sin dejar rastro, no fue hasta la madrugada de este sábado que se supo de su presunto asesinato por los sauditas.

Al respecto, el presidente estadounidense, Donald Trump, refirió que “habrá un severo castigo” si logran demostrar que Arabia Saudita estuvo detrás de las desaparición y asesinato del periodista.

“Vamos a llegar al fondo del asunto y habrá un severo castigo”, expresó en entrevista con la cadena CBS.

El tema de Khashoggi es de vital importancia para los estadounidenses, pues éste era columnista de The Washington Post desde que huyó hace un año de Raid, Arabia Saudita, por las constantes amenazas contra su vida.

A principios de octubre, Jamal viajó a Estambul, Turquía, y acudió al consulado saudita de dicha ciudad, para recoger una documentación y poder casarse con su novia turca, pero eso fue lo último que se supo de él.

Trump declaró que el gobierno del país de Medio Oriente niega cualquier acusación en su contra, pero dijo que es casi seguro que ellos son los responsables.

“Lo niegan, lo niegan de cualquiera de las maneras que puedas imaginarte. Pero, en un futuro no muy lejano, creo que tendremos una respuesta”.

Pese a que el republicano se ha caracterizado por criticar a la prensa estadounidense dijo que el asunto era importante por tratarse de un periodistas, un ataque la al libertad de expresión e información.

“Quizá porque era un reportero, creo que por eso hay mucho en juego aquí. Es algo que te sorprenderá que yo diga, pero hay algo terrible y asqueroso, si ese es el caso, vamos a tener que verlo”.

Khashoggi

Las pruebas del asesinato

De acuerdo con The Washington Post, medio en el que trabajaba el periodista saudita, el gobierno de Turquía informó al gobierno estadounidense tener una grabación en la que se observa el asesinato de Khashoggi. Supuestamente, en éste es perceptible que fue torturado antes de quitarle la vida.

Dicho material fue tomado por el propio Jamal con su reloj Apple Watch, cuyo contenido se sincronizaba con su teléfono celular y la nube, fue así cómo lograron dar con el audiovisual.

Respecto al cuerpo del periodista, se presume que fue desmembrado para poder deshacerse de éste con mayor facilidad.

Todo ello ocurrió en el Consulado General de Arabia Saudita en Turquía. Del edificio no hay grabaciones, pues las cámaras de seguridad no registraron grabaciones de ese día salvo las que están ubicadas en la entrada del recinto, en cuanto al personal de la sede, se les exigió “tomarse unas vacaciones”.

TAGS EN ESTA NOTA: