MÉXICO.- El ataque con gas lacrimógeno por parte de elementos de la Guardia Nacional el lunes pasado en la frontera sur, fue un caso aislado, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante su conferencia matutina, el jefe del Ejecutivo destacó que los migrantes fueron engañados por dirigentes quienes les aseguraron que se tenía pase automático para llegar sin problemas a la frontera norte.

“Fue un caso aislado que desde luego no vamos nosotros a aplicar. Eso no es el distintito de este gobierno, nosotros queremos la paz, queremos resolver las discrepancias con dialogo”, expresó.

Afirmó que no se cayó en la trampa de responder con violencia, pues los elementos de la Guardia Nacional tienen la orden de no usar la fuerza.

“No se cayó en la trampa de responder con violencia, que eso es lo que posiblemente buscaban los dirigentes de estas caravanas y nuestros adversarios, los “conservas”, pero afortunadamente no paso a mayores. Hay la instrucción de que no se utilice la fuerza”.

Comentó que el conflicto se suscitó porque los indocumentados fueron engañados por algunos dirigentes, quienes les aseguraron que no habría ningún problema al llegar a la frontera norte, sin embargo, no fue así.

Ante la situación muchos de los migrantes desistieron y voluntariamente regresaron a su país de origen.

El día de ayer, el Instituto Nacional de Migración informó que fueron deportados 110 hondureños a su país y se espera que este día haya más deportaciones.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: