compartir en:

Inglaterra.- El delantero mexicano marcó el del empate con un gran cabezazo, pero no fue suficiente para evitar la caída de su equipo ante los Reds.

El Wolverhampton cayó 2-1 ante Liverpool en casa. De nueva cuenta Raúl Jiménez se puso el traje de héroe al marcar el tanto del empate momentáneo gracias a un cabezazo letal que le propinó al cancerbero brasileño que no pudo hacer nada para detenerlo.  

Pese al envión anímico que sembró el mexicano a sus compañeros por la anotación, no fue suficiente para incrementar la ventaja, pues Roberto Firmino marcó el del triunfo al 84', luego de una buena jugada que inició Mohamed Salah.

Obs

TAGS EN ESTA NOTA: