EFE

Miami.- La cápsula espacial Dragon Endeavour de SpaceX, que transportaba a dos astronautas de la NASA, Robert Behnken y Douglas Hurley, realizó un aterrizaje controlado en el Golfo de México el domingo después de un viaje de 19 horas hacia la Tierra desde la Estación Espacial Internacional.

Según lo programado y sin problemas de ningún tipo, la cápsula se lanzó en paracaídas al océano a las 2:48 horas (local), cerca de Pensacola, Florida.

El navío de recuperación SpaceX Navigator se colocó a sólo tres millas náuticas del sitio de salpicadura y estuvo en el lugar rápidamente para recuperar la cápsula mientras flotaba en el mar.

Los dos astronautas que se encuentran "bien", según un portavoz de la NASA, se someterán a una revisión médica antes de ser trasladados a Houston.

Así terminó la histórica misión Demo-2 lanzada el 30 de mayo desde Cabo Cañaveral, Florida, y que certificó la capacidad de SpaceX, la compañía propiedad del fundador y empresario de Tesla, Elon Musk, para hacer realidad los viajes espaciales comerciales privados.

Behnken y Hurley fueron los tripulantes del primer vuelo espacial desde el suelo de Estados Unidos a bordo de un vehículo comercial a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) desde que la NASA finalizó su programa de transbordador espacial en 2011. Desde entonces, Estados Unidos ha transportado astronautas y suministros a la ISS a bordo de cohetes y cápsulas espaciales rusas, montando vuelos de reabastecimiento de carga sin tripulación a la plataforma en órbita utilizando vehículos SpaceX.

Antes de ingresar a la atmósfera de la Tierra, para aterrizar, la cápsula Dragón Endeavor se separó de la estructura de carga, que luego se desintegró al volver a ingresar, reduciendo así su peso a unos 9 mil 600 kilogramos.

Luego, hizo una maniobra para salir de la órbita y después de entrar en la atmósfera se desplegaron dos paracaídas para reducir la velocidad, otros más se desplegaron para guiarlo suavemente hacia las olas del Golfo de México.

Otros seis sitios se habían preparado para recibir la cápsula del Dragón, en caso de que no hubiera podido aterrizar cerca de Pensacola, aunque el área en el Océano Atlántico al este de Florida se había descartado como zona de aterrizaje debido al paso de la tormenta tropical Isaías.

La cápsula Dragón se había desconectado automáticamente de la ISS a las 2335 GMT del sábado para comenzar su vuelo de regreso a la Tierra.

Behnken y Hurley, que durmieron durante ocho de las 19 horas que tardó la cápsula en regresar a la Tierra, fueron despertados el domingo por la mañana por Mission Control con una cinta de audio de los hijos de ambos hombres, según un comunicado emitido por la NASA.

En total, la pareja pasó 62 días a bordo de la ISS durante la cual la plataforma orbital hizo mil 24 órbitas alrededor de la Tierra. Pasaron 114 horas realizando investigaciones y presenciaron la llegada y salida de varios vehículos espaciales en la ISS, dijo la NASA.

Behnken participó en cuatro caminatas espaciales con otro astronauta de la NASA, Chris Cassidy, que permanece a bordo de la ISS.

Aunque el viaje a la órbita fue histórico, también lo fue el regreso a la Tierra, ya que esta fue la primera vez en 45 años que las personas en territorio estadounidense pudieron ver la caída de un vehículo espacial tripulado, la última vez el 21 de julio de 1975, cuando la tripulación de una misión Apollo-Soyuz cayó muy cerca de Hawai.

En 2014, la NASA firmó contratos por valor de 6.8 mil millones de dólares con Boeing y SpaceX para desarrollar un programa comercial de viajes espaciales, con el objetivo de poner fin a la dependencia estadounidense de las cápsulas Soyuz de Rusia para poner en órbita a los astronautas estadounidenses después del final del programa del transbordador espacial.

TAGS EN ESTA NOTA: