Piden ayuda para a Don Goyo, abuelito de 94 años que corta caña descalzo en Veracruz

VERACRUZ.-  En redes sociales se viralizó la historia de Don Goyo, un adulto mayor de 94 años que trabaja como cortador de caña en los cañales de Ángel R. Cabada, en el sur del estado de Veracruz.

Don Goyo sale todos los días a trabajar en el campo. En temporada de zafra, labora en el corte de caña sin zapatos y con machete en mano.

Él habita una casa de láminas sin piso, construida con desechos en la calle Miguel Hidalgo y Reforma de la colonia López Portillo, en el municipio de Ángel R. Cabada. Duerme en una vieja hamaca y a pesar de tener hijos, hace muchos años no sabe de ellos.

Por su avanzada edad, él apenas puede caminar y requiere apoyarse en un palo, sin embargo, trabaja jornadas de entre 10 y 12 horas diarias en el municipio perredista,

Ante lo anterior, usuarios de redes sociales localizaron al cortador que labora descalzo y por la necesidad de ganar unos pesos para poder sacar para su comida del día.

La historia la narró uno de los testigos, que es dueña de uno de los campos en donde labora y que, al saber de la existencia del abuelito, corrió al cañal para saber si era cierto.

Karla Patricia Obil Mayoral publicó en grupos de Facebook y redes sociales de la zona de Los Tuxtla, algunas fotografías de don Goyo en el campo cañero y en su casa, con lo que ha pedido apoyo a la población para el adulto mayor.

Don Goyo

En tanto, la joven le ha llevado alimentos y otros artículos a su casa.

“Mientras descansaba un poco me contó que su nombre es Gregorio, tiene 94 años y vive en la colonia José López Portillo, vive solo y por eso tiene que trabajar, aunque sus piernas y su columna no están del todo bien”, escribió la joven.

Y agregó: “También me dijo que sus hijos viven muy lejos y ninguno lo visita ya, al decirme eso sus ojitos se llenaron de lágrimas y mi corazón sintió mucha tristeza, tal vez porque ninguno de mis abuelitos vive ya y los extraño mucho y porque estoy segura de que nadie con un poco de empatía dejaría que su abuelito de 94 años tenga que trabajar para poder comer algo”.

La muchacha que platicó con él dijo que al final le pidió su dirección y prometió llevarle víveres, ropa y calzado, cosa que el agradeció para luego retirarse.

“Hago una invitación para quien haya leído esto para reunir comida, ropa o lo que gusten dar de corazón para Don Goyo, él se los agradecerá con una sonrisa y muy amablemente estoy segura. Les dejo la dirección de su casa aquí: Calle Miguel Hidalgo esquina Reforma por la tienda de Memo, hay un árbol de mango, ahí me dijo”.

Tags