compartir en:

Por Maricela de la Cruz

En la televisión, hay personajes que pueden hacer reír o llorar a la gente, pero también existen algunos que con sus fechorías llevan al límites los sentimientos del espectador. Esos individuos que causan enojo desenfrenado y el más profundo odio en sus fans son los villanos.

Si de papeles malévolos se trata, Alejandro Camacho es líder en dar vida a estos personajes, ya que durante sus 37 años de trayectoria artística, ha logrado cautivar y hacer vibrar al público a través de sus interpretaciones.

Este año no fue la excepción para que Camacho les regalara a sus seguidores la oportunidad de verlo en un nuevo proyecto, por lo que se transformó en “Diego Trujillo”, personaje de “La fiscal de hierro”, que se caracterizó por ser un peligroso narcotraficante que en su búsqueda por obtener lo que quiere, se convirtió en el enemigo número uno de La Fiscal de Hierro, interpretado por Iliana Fox.

Sobre su participación en la telenovela de TV Azteca, que este día llega a su fin, el histrión aseguró que ha sido una gran satisfacción haber sido parte del elenco de este proyecto. “Lo que más me gustó fue hacer una producción de calidad con un grupo de actores y actrices que no conocía, porque no había trabajado con ellos. Fue satisfactorio y emblemático, me llenaba de vida e ilusión ir al foro porque encontraba gente preparada que se entregaba a esta manera de hacer televisión”, aseguró Alejandro Camacho en entrevista con Diario de México.

TIEMPOS DE VIOLENCIA

Aunque “Diego Trujillo” es un villano, como muchos que el actor ha interpretado, para Camacho es único, ya que después de concluir cada personaje al que da vida, lo borra de su memoria artística para renovarse en cada producción y así sorprender al público.

“Diego Trujillo” es parte de la delincuencia organizada e interpretar a un personaje en tiempos donde la violencia es cada vez más constante en México fue un reto; para lograr una actuación lo más apegada a la realidad posible, tomó como base los hechos que suceden en el país.

“Estoy expuesto, como toda la gente, a la información que nos llega de la triste realidad que estamos viviendo en este país. Espero nunca conocer a un personaje (como “Diego Trujillo”) así en mi vida”, afirmó. Con una muerte que sorprendió a los televidentes, “Diego Trujillo” quedó marcado en el historial de Alejandro Camacho.

LLEVA EL TEATRO EN EL CORAZÓN

Otros de los proyectos en el que participa Camacho es “Extraños en un tren”, puesta en escena donde se enfrenta el bien y el mal. En la trama, Bruno y Paul, dos desconocidos, intercambian los papeles para cometer el crimen que el otro tenía planeado, dejando a las autoridades con la interrogante de quién pudo cometer semejante acto.

Esta obra es una historia de Patricia Higshmith; en “Extraños en un tren” se iguala la calidad del texto escrito por ella. En el reparto se encuentran actores como Plutarco Haza, Carlos Ignacio, Julieta Bracho y Claudia Lizaldi, a quienes Camacho cataloga como “una compañía muy profesional y entregada”.

No es un secreto que la audiencia es menor en comparación con otras artes escénicas; al respecto, Camacho considera como crítico el asunto: “El teatro enfrenta dificultades de audiencia porque tenemos un público que ha vivido de la representación teatral, de diez personas en México, nueve nunca ha asistido a una función. El teatro te da una oportunidad de inteligencia de manejo de emociones y personalidades, te otorga la posibilidad real de entender a una sociedad”.

Aunque el teatro enfrenta obstáculos, Camacho no dejará de pisar los escenarios, ya que la pasión por su profesión es más fuerte. Ya sea en un recinto o en la televisión, el actor seguirá demostrando que es un profesional de la vieja escuela, esa donde el talento es suficiente para conquistar al público.