EFE

Los Ángeles.- La autopsia independiente realizada al joven Andrés Guardado, quien murió por disparos realizados por agentes de la Policía de Los Ángeles el mes pasado, reveló este miércoles que el latino de 18 años recibió cinco balas en la espalda.

Los abogados de la familia de origen salvadoreño dijeron que los hallazgos preliminares mostraron que Guardado presentaba cinco impactos recibidos por la espalda, y que las pruebas iniciales de toxicología mostraron que el joven no tenía drogas ni alcohol en su sistema, reveló el periódico Los Angeles Times.

La muerte del latino ocurrió el pasado 18 de junio cuando agentes del Departamento de Alguaciles de Los Ángeles (LASD) lo persiguieron y terminaron disparándole.

Las acciones de los agentes generaron una serie de protestas por la forma en que falleció el joven a pocas semanas del deceso del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis.

La familia tuvo que pedir una autopsia independiente ante la negativa de las autoridades de entregar los resultados oficiales argumentando que aún se estaban recibiendo testimonios en la investigación.

“Queremos saber a dónde y cuántas veces le dispararon", dijo Adam Shea, abogado de los familiares, en una rueda de prensa realizada en Los Ángeles a finales de junio.

El joven que supuestamente trabajaba como guardia de seguridad, murió cuando aparentemente huía de dos oficiales del LASD luego de una "corta persecución a pie" cerca de un negocio donde laboraba en Gardena, ciudad al sur de Los Ángeles.

Según datos proporcionados por el capitán de Homicidios del LASD Kent Wegener, Guardado conversaba con ocupantes de un vehículo frente al negocio donde trabajaba cuando llegó una patrulla del LASD.

Al ver a los uniformados, el latino, que según las autoridades portaba una pistola, comenzó a correr por un callejón. Los alguaciles lo persiguieron a pie y uno de los oficiales le disparó en varias ocasiones hiriéndolo de muerte.

Wegener aseguró que el joven portaba una pistola semiautomática sin número de serie, y un cargador con 15 balas prohibido por la ley.

Guardado no utilizaba uniforme que lo identificara como guardia de seguridad y se necesita tener mínimo 21 años para obtener licencia como vigilante armado en California, explicó el detective del LASD.

En el registro del Departamento de Asuntos del Consumidor de California no figura ninguna licencia como guardia de seguridad expedida a su nombre, informó Wegener.

Los padres del joven, Cristóbal y Elisa Guardado, dijeron en un comunicado a los medios que su hijo Andrés era "un buen chico y tenía mucha vida por delante".

“Nuestro hijo no merecía morir de esta manera", subrayaron.

TAGS EN ESTA NOTA: