Luego de la desaparición de tres ciudadanos italianos en Tecalitlán, Jalisco, a manos de policías estatales, familiares de los extranjeros aseguran que la Fiscalía del Estado no está haciendo nada para dar con el paradero de los antes mencionados.

“No entiendo por qué la Fiscalía no deja este caso a personas más indicadas; no nos están ayudando, sólo quieren enfangar el nombre de mi familia, no quieren hacer nada para encontrar a mi familia”, aseguró Francesco Russo, hijo de Raffaele Ruso quien está desaparecido desde el 31 de enero.

Los desparecidos han sido vinculados con el crimen organizado, pues, de acuerdo a las declaraciones de los policías detenidos y presuntos responsables del crimen, fueron entregados a integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación. Asimismo, se supo que, en el caso específico de Raffaele, existen registros de haber estado recluido en el Centro de Readaptación Social (CERESO) de San Francisco Kobén, tras haber intentado sobornar a policías ministeriales de la entidad a fin de evitar su arresto, debido a que fue acusado de vender facturas falsas y maquinaria de origen chino que contenía el logotipo de la marca Carterpillar.

Al respecto, Francesco aseguró que su padre sólo se dedicaba a la venta de perfumes y chamarras, negando que contara con antecedentes penales o nexos con el crimen organizado. Por ello, dijo que es responsabilidad de las autoridades dar con su paradero, y una vez hecho eso, proceder en caso de encontrar algo ilícito.

“Que primero encuentren a mi familia y si hay conexión con criminales, los vamos a condenar, a llevar a la cárcel”, exclamó.

 

TAGS EN ESTA NOTA: