BARCELONA.- En el primer duelo sin Cristiano Ronaldo en la plantilla merengue y con la ausencia por lesión de Lionel Messi, Barcelona humilla a Real Madrid y le propina una aplastante goleada de 5-1, con triplete de Luis Suárez.

Los dos equipos saltaron a la cancha con sus mejores jugadores, con la excepción de la ya mencionada ausencia de ‘La Pulga’ y los blaugrana no extrañaron a su estrella, en cambio, los blancos llevan toda la temporada con la añoranza de su astro lusitano, quien cada vez luce más en la Juventus, su nuevo club.

Real Madrid suma cinco partidos sin ganar, la crisis ya es grave y con los resultados en caída libre, será inminente la salida del técnico Julen Lopetegui y ya se habla de que este lunes será presentado el italiano Antonio Conte, para intentar solucionar un problema que parece irremediable en el corto plazo.

La enfermedad de los merengues viene de arriba, de la directiva que no supo mantener a Cristiano Ronaldo ni al técnico Zinedine Zidane, la triple corona de la Champions League sirvió para cubrir los conflictos al interior de un club encabezado por Florentino Pérez.

Barcelona humilla a Real Madrid

La visita al Camp Nou tenía como primera misión no salir humillados y fracasaron en el intento, al minuto 11, Jordi Alba lanzó un centro que Phillipe Coutinho remató de zurda para abrir el marcador y dar inicio con lo que  la postre sería una goleada descomunal.

A la media hora del partido, Sergio Ramos cometió una falta dentro del área sobre Luis Suárez, el silbante recurrió al VAR, que por primera vez en la historia se utilizó en el clásico español y decretó la pena máxima. El propio delantero uruguayo fue el encargado de cobrar la infracción para marcar el 2-0 a favor de la casa.

En el inicio del complemento, Marcelo controló el balón en el área chica y definió para acercar a los merengues, en un gol esperanzador para un Real Madrid que está perdido en la temporada.

Barcelona humilla a Real Madrid

Barcelona humilla a Real Madrid

La goleada comenzó a tomar forma a falta de 15 minutos, cuando Sergi Roberto asistió a Luis Suárez, quien marcó el segundo gol del clásico, pero más tarde completaría un partido redondo al apuntarse el triplete, en un 4-1 que ya era suficiente humillación para el acérrimo rival.

Arturo Vidal ingresó de cambio en la recta final y traía la suerte de su lado, al aprovechar un centro de Dembelé para anotar su primer gol con Barcelona en el 5-1 definitivo sobre Real Madrid, un rival con el ‘Rey Arturo’ tiene cuentas pendientes desde que militaba en el Bayern Munich.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: