El turista del Apocalipsis

share

Por Gerson Gómez

share

Por Gerson Gómez

share

Por Gerson Gómez.

Oscuridad y penumbra. La ley de la selva. La supervivencia del veloz.

Muy entrada la madrugada, por la calle de la República de Chile, las pocas voces de una ciudad en reposo. Paredes descascaradas y cortinas de metal abajo. Candados dobles y triples. Alarmas armadas y sincronía con centrales policiacas.

Extraviada la mirada, la brújula de la inteligencia a cuentagotas.

La boca del lobo, las fauces del monstruo en silencio. Apresuro el paso. Maratonista y pitonisa: sálvese quien pueda. Voy derecho y no me quito.

share

Por Gerson Gómez

En la barra solo hay calor. Todo Monterrey vaporiza.  

Extenuante. Intenso. Imposible. Soñadores temerarios. Desplazados. Parias de la formalidad. Brazos caídos.  

share

Por: Gerson Gómez

Desairadas y sin visitantes. Aroma a desinfectante y lamentos cansinos a toda hora.

Las capillas ardientes del IMSS, de la avenida Constitución en Monterrey, del FIBESO. Aquí se velan los difuntos sin tantos recursos, los caídos en desgracia. De cuota módica y de aportaciones sociales en las instancias de gobierno.