compartir en:

BUENOS AIRES.- Hace más de 100 años nacieron en el barrio de la Boca, en Buenos Aires, los dos clubes más importantes del futbol argentino, equipos que tienen una rivalidad que atrae las miradas de los aficionados en todo el planeta.

La Copa Libertadores es el torneo más antiguo del mundo y nunca había tenido un duelo de esta magnitud, será la primera vez que habrá una final en el Superclásico, el duelo que paraliza Argentina.

En los titulares se le ha comparado con “el inicio de la tercera guerra mundial”, una sentencia un poco exagerada, pero que es un ejemplo de la pasión que genera el enfrentamiento entre millonarios y xeneixes.

Es indiscutible que el clásico más importante en el futbol internacional es el Barcelona-Real Madrid, pero mientras no se enfrenten por la ‘Orejona’ en la Champions League, la final entre Boca Juniors y River Plate será el partido de clubes más grande de la historia.

Las expectativas son muy altas, pese a que la calidad de los jugadores no está al nivel de los que militan en Europa, sin embargo, la manera en la que los sudamericanos viven el futbol y al tratarse de un duelo con tanta rivalidad, lo único que se puede esperar es un duelo épico, una locura dentro y fuera de la cancha.

Boca y River se enfrentan

Por su puesto es de alto riesgo, no habrá visitantes en las tribunas, pero los hinchas comparten Buenos Aires y las autoridades deberán planear una estrategia para evitar una tragedia, a unos días de ser anfitriones de la Cumbre G20, donde acudirán los presidentes de los países más poderosos, entre ellos Donald Trump y Vladimir Putin.

La citada reunión internacional provocó un cambio de las fechas originales, que estaban programadas para el 7 y 28 de noviembre, y se movieron para los sábados 10 y 24 del mismo mes.

La final llega precedida por una polémica decisión del árbitro uruguayo Andrés Cucha, quien auxiliado por el VAR, decretó un penal en tiempo de compensación, que le dio la victoria a River Plate sobre Gremio.

La mesa está puesta con los mejores ingredientes para que este sábado Boca Juniors reciba a River Plate en la cancha de La Bombonera, en el primer capítulo de una serie llena de pasión, que dos semanas después se definirá en el estadio Monumental. Que ruede el balón, que exista pasión sin violencia y que gane el futbol.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: