compartir en:
Por Patricia Guillén

A las 5:30 de la tarde de este lunes, una cuadrilla de la delegación Gustavo A. Madero se presentó en el hogar de los hermanos Ana y Felipe, pero en lugar de ayudarlos, rompieron el tubo de desagüe al interior de la casa ubicada en el número 22 de la calle 1509, en la Sexta Sección de San Juan de Aragón.

“Ahora si ya no sé qué voy a hacer, vinieron los trabajadores de la delegación y al buscar el drenaje rompieron el tubo. Les supliqué que no me dejaran con el problema, porque el tubo no estaba roto. Solamente le amarraron una bolsa de plástico, le pusieron un tronco de madera, le echaron piedras y tierra, y dijeron que con eso estaba bien”, dijo Ana en medio de llanto.

Horas antes, habiendo comparecido frente a los diputados de la Asamblea Legislativa, el delegado en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo, urgió a sus colaboradores a atender el caso de los hermanos que han vivido desde hace un año con inundación de aguas residuales al interior de su domicilio debido a la omisión de una solicitud de desazolve que jamás se atendió.

“No puede ser que esté creciendo un tema de desazolve. Resuélvelo hoy mismo, eres el director de Servicios Urbanos”, le advirtió con tono enérgico Lobo a Enrique Andrade.

Luego de abrir un boquete en el patio, los empleados de la GAM le indicaron que debía acudir a la demarcación y nuevamente abrir un nuevo número de folio para pedir un cambio de dirección del desagüe.

Andrade aseguró que atenderán el caso y que asumirá el gasto que generaron sus subalternos. “Vamos a resolver y a reconstruir el drenaje, y los costos lo asumiremos”.

Ana, debido a que ha sacado durante un año las aguas sucias y sin protección alguna sus pies lucen con hongos, en las uñas presenta deformidades y por inhalar los olores su boca ha sido frecuentemente víctima de infecciones que la han llevado a la pérdida de dientes.

Lobo indicó que si los vecinos reconocen a los trabajadores que les requirieron dinero para efectuar dicho servicio público, “que denuncien, que vayan al Ministerio Público porque si no se queda impune. Que me escriban por Facebook y Twitter, yo personalmente respondo los mensajes”.

“Ojalá que Dios me oiga, ya no puedo con esta situación, me está matando, de por si no es fácil cuidar a una persona con discapacidad y peor aún si no puedo usar nada de agua aquí en la casa”, recalcó Ana llorando.

 

NOTA RELACIONADA:

Omisiones de la GAM obligan a Ana y Felipe a vivir en la podredumbre

TAGS EN ESTA NOTA: