compartir en:

Ginebra.- El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó que cada cinco segundos muere un menor de 15 años en el mundo por causas prevenibles, lo que da un total de 6.3 millones de niños que fallecieron durante 2017.

El organismo de la Organización de las Naciones Unidas, refirió que 5.4 millones de niños mueren en los primeros cinco años de vida, de los cuales, el 50% son recién nacidos.

“Sin una acción urgente, 5.6 millones de niños menores de cinco años morirán a partir de ahora y hasta el 2030”, refirió Laurence Chandy, director de investigación de Unicef.

Pese a que el organismo ha redoblado esfuerzos para evitar estos fallecimientos, gran parte de las muertes tienen que ver directamente con el lugar de nacimiento y el entorno familiar.

La mitad de las muerte de menores de cinco años, ocurrieron en África y otro 30% en el sur de Asia. Es decir, en el continente africano, uno de cada 13 niños murió; mientras que en países desarrollados, sólo hubo un total de 185 niños que murieron antes de su quinto cumpleaños.

Esto se debe, principalmente, a que muchos de ellos carecen de servicios básicos de salud, saneamiento, nutrición y acceso al agua; lo que deriva en el desarrollo de enfermedades como neumonía, diarrea, sepsis neonata y malaria, causas que pueden ser prevenibles bajo las condiciones adecuadas.

Lo mismo sucede con aquellos que perecen durante el parto, pues éste no se realiza con el equipo y asistencia médica necesaria. Y, de lograr nacer, muchos no pasan del primer mes al no recibir los cuidados requeridos, 2.5 millones de recién nacidos murieron durante dicho periodo.

En cuanto a los niños de entre cinco y 14 años, éstos mueren principalmente por tráfico de menores, lesiones y ahogamiento.

Si bien el índice de muertes infantiles ha disminuido a comparación de 1990 por los avances en servicios de salud, la brecha económica es el factor más difícil de vencer ya que, aún en países con buenas atenciones médicas sanitarias, hay niños que no pueden acceder a éstas por su condición.

Asimismo, la Unicef revela que el grado de estudios de los padres también tiene mucho que ver, pues aquellos cuyas madres cuentan con educación secundaria o más, tienen el doble de posibilidades de vivir durante los primeros años.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: