compartir en:

En conferencia de prensa el Pentágono confirmó que California se negó a cumplir la petición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de desplegar la Guardia Nacional en la frontera de las ciudades de San Diego y el Centro con México.  

Bob Salesses, subsecretario de Defensa, explicó que la orden inicial a la Guardia Nacional incluye el transporte de maquinaria, la operación de cámaras de vigilancia, mantenimiento y radiocomunicaciones.  

Mientras que el general Daniel Hokanson aseguró que los miembros de la Guardia Nacional no irán armados, a menos de que los gobernadores de cada estado decidan lo contrario. Aunque especificó que no tendrán funciones policiales, ni tendrán contacto directo con personas que traten de cruzar la frontera.  

Por su parte Ronald Vitiello, subcomisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), confirmó la información del general Hokanson  y reiteró que la Guardia Nacional no se hará cargo del arresto de indocumentados.  

Al ser cuestionado sobre la duración del operativo, explicó que el despliegue se mantendrá hasta que exista un control operativo en la frontera, y aseguró que es una medida necesaria.  

"Necesitamos a la Guardia Nacional, necesitamos el muro fronterizo y necesitamos acciones legislativas para que se cierren los huecos" 

El gobernador de California, Jerry Brown, había declarado que con el objetivo de combatir el crimen transnacional podía enviar 400 elementos de la Guardia Nacional, sin embargo, no lo haría en caso de que tuvieran funciones migratorias o para la construcción del muro. 

Ante ello Vitiello dijo que el gobierno federal tiene la expectativa de que el gobierno de Brown pueda participar en otras misiones. 

Hasta ahora 650 elementos de la Guardia Nacional se han desplegado en la frontera de Estados Unidos y México.