Ciudad de México.- Un grupo de delincuentes secuestraron a la jefa de cajeros del banco BBVA y le pusieron un supuesto “cinturón bomba”. Después, la amenazaron con hacerla explotar si no robaba una sucursal para ellos. Los ladrones guiaron a la trabajadora por medio de una videollamada para poder realizar el robo y lograron escapar con diez millones de pesos.

Los hechos ocurrieron en los límites entre la Ciudad de  México y el Estado de México. Por lo sucedido, se inició una Carpeta de Investigación CI-FIGAM/GAM-4/UI-2C/D/0077/05-2020.

NOTA RELACIONADA: Parques de la CDMX tendrán horarios escalonados

Karina "N", jefa de cajeros de la sucursal BBVA 3497, salió de su casa  para ir al banco en la alcaldía Gustavo A. Madero.

En el trayecto, un microbús le cerró paso, un hombre bajó de él, la amenazó con una pistola y la obligó a subir a otro automóvil. Ahí le pusieron un supuesto “cinturón bomba”. 

En el camino la amenazaron, le aseguraron que sabían en dónde encontrar a su esposo, a sus hijos y a sus padres.

NOTA RELACIONADA: Autoridades de Michoacán informan que alumnos de educación básica serán certificados

Los ladrones llegaron a la sucursal ubicada en Calzada San Juan de Aragón y avenida Ferrocarril Hidalgo, en la Colonia Constitución de la Republica. Le quitaron su teléfono a la víctima y le dieron uno nuevo.

En ese celular iniciaron una videollamada. Le ordenaron que la mantuviera activa todo el tiempo y que les mostrara cada movimiento, de lo contrario, activarían la bomba.

La hicieron guardar fajos de billetes en bolsas negras que le habían entregado, la mujer guardó 10 millones de pesos en efectivo. 

Los ladrones dejaron estacionado el automóvil de Karina afuera de la sucursal. Le dijeron que ahí estaban las llaves y le ordenaron subir las bolsas con efectivo.

La hicieron manejar hasta el Periférico y el Rio de los Remedios, del lado del Estado de México. La obligaron bajar, pero antes le dijeron que tomara la llave del cinturón que se encontraban en el piso del auto.

Le ordenaron bajar del auto y caminar y lanzar el "cinturón bomba" al canal de Rio de los Remedios pues, según ellos, estallaría si no lo hacía. 

La Policía de Investigación (PDI) indaga cada uno de los movimientos que le ordenaron aquel día. También buscan cámaras y analizan todo lo que sucedió. 

 Fuente: C4 Noticias

TAGS EN ESTA NOTA: