compartir en:

Arnoldo Matus Kramer, director General de la Agencia de Resiliencia de la Ciudad de México, informó que el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México corre un gran riesgo de inundación debido a que se construye en la zona lacustre del Lago de Texcoco, el cual se utiliza como vaso regulador para evitar que la capital metropolitana se inunde, además agregó que la capital es un lugar que sufre de hundimientos diferenciados, lo que abundaría a dicha problemática.

Por lo anterior, el especialista indicó que el riesgo de inundación del nuevo aeropuerto no es sólo un asunto vulnerable, ya que al cambiar el ciclo hidrológico del lago se pueden registrar severas afectaciones para la Zona Metropolitana del Valle de México en términos de inundación.

Asimismo, Matus Kramer aseguró que el proyecto es muy cuestionable; sin embargo, dijo que si ya se va a construir hay muchas formas de hacerlo más resiliente, por lo que es importante la adopción de medidas de mitigación en torno a los componentes asociados con el agua.

Por otro lado, el especialista aseguró que la construcción del aeropuerto representa una gran oportunidad para los capitalinos al ubicarse a cinco kilómetros del Centro Histórico de la Ciudad de México, pues podría detonar el nivel de desarrollo en las zonas aledañas a la obra, la cual puede impulsar la regeneración urbana del área.

Al hablar de la resiliencia de la CDMX, el especialista aseguró que “se debe de pensar en el pasado como un determinante clave para entender la vulnerabilidad presente, pero también para pensar en el futuro”.

Por lo anterior, indicó que el riesgo sísmico de la CDMX y las condiciones de su suelo no se pueden entender si no se considera que ésta era una ciudad lacustre, y que a lo largo del siglo XX ha sido transformada hasta convertirse en una de las más grandes megalópolis del mundo, por lo que “las condiciones en las que se asienta la ciudad no son favorables, pues está expuesta a inundaciones en su parte baja, por lo que el nuevo aeropuerto, al estar ubicado en una zona baja, corre el riesgo de inundarse.

Afirmó que existe un riesgo latente de sequía para el centro del país, lo cual tendría implicaciones para la capital, además de que la infraestructura hidráulica en la CDMX está en un momento crítico por falta de mantenimiento e inversión.

 “Es un tema preocupante porque nuestra infraestructura hidráulica está envejeciendo, una gran parte de ella tiene más del ciclo de vida; además, tenemos 42% en fugas en la ciudad”. 

Cabe señalar que para Matus el tema del agua es realmente preocupante, pues el nivel de sobreexplotación del acuífero es dos veces el nivel de sostenibilidad, y además hay un gran desconocimiento de cuáles son los niveles actuales y sobre cuánto va a durar. 

TAGS EN ESTA NOTA: