Video Embed: 

El Cairo.- El gobernador de Beirut, Maruan Abboud, afirmó hoy que aún hay más de 100 desaparecidos y más de 300 mil personas se han quedado sin casa tras la explosión que el martes causó más de un centenar de muertos y de 4 mil heridos en la capital libanesa.

En declaraciones a medios locales, Abboud señaló que hay al menos un centenar de personas a las que no se ha podido ubicar y que los daños en Beirut son enormes, en torno a los 3 mil o 5 mil millones de dólares.

"Alrededor de 200 o 300 mil personas se han quedado sin hogar y estamos trabajando para proveer comida, agua y vivienda", indicó en declaraciones que recogen diversos medios locales.

El número de muertos por la explosión en el puerto de Beirut que el martes sacudió la capital libanesa subió a 113 y el de heridos ya es de más de 4 mil, según informaron hoy tanto el Gobierno como la Cruz Roja libanesa.

La deflagración provocó una enorme onda expansiva que afectó a miles de viviendas y edificios destruyendo vidrios y muros, lo que ha llevado a gran parte de la población de esa zona de la ciudad a buscar un techo en otros lugares.

El primer ministro libanés, Hasan Diab, reveló en una reunión con el presidente de la República, Michel Aoun, que un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión, aunque se desconoce las razones que llevaron a la explosión del fertilizante.

Este miércoles es el primer día de luto nacional declarado en el país, en estado de emergencia durante dos semanas.

El Consejo Supremo de Defensa libanés decretó ayer Beirut como "zona catastrófica".

"El país está en crisis nacional"

El primer ministro del Líbano, Hasan Diab, afirmó hoy que el país está ante una "crisis nacional" y llamó a todos los grupos a atender la emergencia, al tiempo de afirmar que la investigación de la explosión que el martes causó decenas de muertos y miles de heridos es una "prioridad".

"El país está en una crisis nacional. Espero que todo el mundo pare las discusiones y se ponga a ayudar con el desastre que ha golpeado al país", indicó Diab durante una reunión de gabinete según indició la Presidencia libanesa.

Además, llamó a intensificar los esfuerzos para responder a las necesidades de recuperación, búsqueda de desaparecidos, tratamiento de heridos y alojamiento temporal.

Por su parte el presidente libanés, Michel Aoun, afirmó que el impacto de la tragedia no impedirá que se investiguen y conozcan los hechos, y se castiguen a los responsables.

"Aseguramos a las familias de los mártires y heridos y a los libaneses que estamos determinados a continuar con las investigaciones, revelar las circunstancias de lo que sucedió lo antes posible y que los responsables y negligentes rindan cuentas, y aplicarles el castigo máximo", prometió en un comunicado.

Además, aseguró que se anunciarán "con transparencia" los resultados de las investigaciones.

"Sin duda el impacto sobrecoge los corazones de todos los libaneses, a los que llamó a que sean solidarios para que podamos juntos superar los efectos catastróficos" de la explosión, dijo Aoun.

TAGS EN ESTA NOTA: