compartir en:

[IMÁGENES FUERTES]

El pasado 19 de marzo, el torero mexicano Antonio Romero resultó gravemente herido, luego de que sufriera una cornada en el recto durante una corrida en Piedras Negras, Coahuila.

El médico Rafael Vázquez Bayod declaró para MundoToro, que el matador tiene una herida muy seria a nivel de la zona rectal de 30 centímetros que le destozó el esfínter, por lo que tuvo que ser sometido a una colostomía.

De acuerdo con el periódico ABC, Romero había realizado lo mejor de la tarde en el segundo festejo de la oportunidad en la Plaza México.