compartir en:

Ciudad de México.- El expresidente de Bolivia Juan Evo Morales Ayma, convocó a un diálogo nacional con agenda abierta con los países amigos de la región, en aras de pacificar su país de origen y detener el “sicariato” que ejercen algunos grupos.

“Por supuesto, si mi pueblo lo pide (...) estamos dispuestos a volver, a volver a pacificar. Es importante el diálogo nacional”, anotó en rueda de prensa en el Museo de la Ciudad de México.

Al destacar que su renuncia fue por el pueblo y para evitar más confrontación, Morales subrayó que van por un diálogo nacional, ya que “las balas no paran las marchas".

Aseveró que sin un diálogo nacional será difícil detener la confrontación que enfrenta su país, tras un presunto fraude electoral luego de las elecciones del 20 de octubre, que derivaron en protestas que lo orillaron a renunciar al cargo que ostentaba desde 2006.

“Yo pensé que al día siguiente de mi renuncia iba a estar la paz, la tranquilidad, pero al día siguiente, cuatro muertos. Se imaginan amigos de la prensa, negociar los comandantes, con más fuerzas armadas la pacificación, no meter bala”.

Con una camisa blanca y notoriamente más descansado, el exmandatario reiteró su agradecimiento al gobierno y pueblo de México por otorgarle asilo. “Estoy muy agradecido con el pueblo mexicano, realmente me salvaron la vida".

Nota recomendada: México no reconoce a Jeanine Áñez como presidenta de Bolivia: Embajadora

Luego de dar a conocer detalles de lo que significó el viaje desde su natal Bolivia a México, acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de no estar al servicio de los pueblos latinoamericanos ni de los movimientos sociales, sino del imperio norteamericano, por lo que sugirió cambiarle el nombre.

Con información de Notimex

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: