Durante la presente temporada electoral de los Estados Unidos, múltiples quejas y denuncias se han realizado en contra de la propagación de ‘fake news’, falsa información, propaganda política distorsionada e incitación a la violencia a través de las redes sociales, siendo Facebook la más cuestionada.

Aunque ya se había abordado esta problemática con anterioridad, desde el lunes 26 de octubre diversos medios de comunicación de Estados Unidos, como The Wall Street Journal, han avisado sobre los posibles usos indebidos que se le daría a Facebook en las fechas críticas de los comicios.

Tanto los partidarios de Donald Trump como los seguidores de Joe Biden han exhortado a Facebook a que tenga especial cuidado con las noticias fraudulentas sobre sus respectivos candidatos. El recelo no solo es por la antesala de las votaciones y su transcurso, sino también por el momento de darse a conocer los resultados oficiales, pues temen que el partido derrotado recurra a esta plataforma para injuriar al vencedor.

Las crecientes preocupaciones de ambos partidos políticos se funda en el contenido virtual de dudosa procedencia que ha venido circulando en las últimas semanas sobre los candidatos y sus entornos íntimos, entre otros temas semejantes que entorpecen la percepción de los votantes.

El rol de Facebook en estas elecciones presidenciales nunca había estado tan escudriñado como ahora. Se teme que las ‘fake news’ y otros contenidos adulterados influyan severa y negativamente en las preferencias de los electores. Asimismo, se sospecha de que no haya una recepción democrática y pacífica del resultado final y se emplee esta red social para enturbiar el proceso comicial.

Ante esta alarmante situación, el equipo especializado de Facebook ya ha sido advertido de la crucial responsabilidad que está por enfrentar. Su personal técnico está al tanto de las altas probabilidades de creación y propagación de información falseada, la cual podría aumentar considerablemente en los próximos días.

Sabiendo el papel trascendental que Facebook representa dentro de esta controversia, el equipo estratégico de Mark Zuckerberg está desarrollando programas que combaten las desinformaciones políticas que se filtran por la red social.

Altos cargos de Facebook, como Nick Clegg, vicepresidente de Asuntos Globales y Comunicación de dicha plataforma, afirman que se están implementando reglas estrictas para esta fase comicial. En efecto, se viene normando con mayor ahínco la propaganda política desde una semana antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Desde España, la ABC señala que Facebook también está enfocándose en combatir a los hackers, a los propagadores de teorías conspiranoicas y a los incitadores de la violencia.

Al respecto, Antonio De la Peña, experto en telecomunicaciones y asesor de REVIEWBOX, subraya que “desde el inicio de la pandemia, Facebook ya viene reportando más de 7,500 avisos con información falsa. Actualmente, ha creado alianzas con verificadores independientes de noticias o agencias de información profesionales. Este proceso le ha permitido crear más de 50 millones de etiquetas que advierten sobre un contenido específico, sin embargo, tal y como indica Zuckerber: el 95 % de los usuarios ni siquiera le da click’’.

 

TAGS EN ESTA NOTA: