El ‘precio’ del dinero moderno

Foto: Pixabay

Por Moris Beracha

Todas las monedas nacionales en circulación hoy se denominan monedas fiduciarias, que en latín significa “por decreto”. El valor de estas monedas se establece mediante el decreto de los Estados-nación que las emiten y aceptan. Dado que los gobiernos pueden crear más moneda fiduciaria a bajo costo, es posible imprimir nuevas unidades de moneda ad infinitum cuando lo deseen.

Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo que su país puede “pagar cualquier deuda que tenga porque siempre podemos imprimir dinero para hacerlo”. 

Esta práctica puede causar problemas, incluso en las economías más estables del mundo. La moneda nacional más antigua es la libra esterlina del Reino Unido, que ha perdido el 99.5% de su poder adquisitivo en los últimos 300 años. El dólar estadounidense ha perdido 90% de su poder adquisitivo en el siglo pasado. 

Un filete que costó 0.36 dólares en 1925 costaba 3 dólares en la década de 1990 y cuesta 12 dólares hoy. Y estas son algunas de las monedas fiduciarias más estables que existen. La moneda fiduciaria promedio tiene una vida útil de solo 27 años.

La inflación baja y estable es el objetivo de los bancos centrales modernos, y ha habido diferentes períodos de éxito según el país. Sin embargo, la mayoría de las monedas sufren una alta inflación a largo plazo, lo que puede ser devastador para el ahorro.

Esto es especialmente cierto para aquellos que no pueden pagar activos duros, como bienes raíces o acciones de primera línea, cuyos valores aumentan con la inflación. La alta inflación puede dificultar que todos, excepto los ricos, ahorren para el futuro.

Para miles de millones de personas que viven bajo regímenes autoritarios, el valor de sus ahorros disminuye debido a las decisiones de los funcionarios gubernamentales no elegidos. Solo la élite puede acceder a dólares, oro o bienes inmuebles para preservar el valor. Mientras tanto, los ciudadanos de las democracias ricas disfrutan de algunas protecciones importantes. Tienen fácil acceso a una moneda relativamente estable como el dólar o el euro. Sus economías tienden a tener un buen desempeño, por lo que es más probable que tengan un trabajo que pague bien con el tiempo. También tienen acceso a una gama de productos de inversión para compensar o superar la inflación.

El efecto de que la élite se beneficie desproporcionadamente del dinero recién impreso es tan frecuente que hay un término para ello: el efecto Cantillon. Lleva el nombre de Richard Cantillon, un economista del siglo XVIII que notó este efecto mientras trabajaba como banquero en el Reino Unido. 

La inflación dramática o a gran escala puede ser una forma injusta de distribuir la riqueza, ya que inevitablemente beneficia a los que ya tienen a expensas de los que no tienen. Y aunque sus efectos pueden no ser evidentes para la persona promedio en los Estados Unidos o el Reino Unido, miles de millones de ciudadanos los sienten dolorosamente en países con economías menos estables.

Los sistemas monetarios fiduciarios también han sido facilitadores de las guerras prolongadas de la era moderna. Los gobiernos pueden imprimir más dinero para la guerra, distribuyendo el costo a las generaciones futuras a través de la Inflación. Esto significa guerras más largas y más caras. 

La Primera Guerra Mundial es un ejemplo trágico, ya que los principales actores financiaron las etapas posteriores de las guerras con la inflación. Tanto Rusia como Alemania suspendieron el patrón oro, donde sus monedas fiduciarias eran convertibles a una cantidad fija de oro. En cambio, suspendieron la convertibilidad e imprimieron dinero sin respaldo para continuar luchando.

Como resultado, la guerra terminó durando mucho más de lo que nadie creía posible. Cuando Alemania perdió, la única forma de pagar las enormes reparaciones fue imprimiendo aún más dinero. Para 1923, el marco alemán se depreció a una billonésima parte de su valor anterior a la guerra, preparando el escenario para la Segunda Guerra Mundial.

Un gasto despilfarrador similar también es evidente en los últimos tiempos. Independientemente de lo que se pueda pensar sobre la participación militar de Estados Unidos en Afganistán e Irak, los costos de estas invasiones superan los 5.9 billones de dólares. Esto asciende a más de 46 mil de dólares por hogar si se le hubiera pedido al contribuyente estadounidense que financiara la guerra directamente.

Otra cuestión del sistema monetario moderno es que puede ser extremadamente difícil mover dinero entre diferentes naciones del mundo. Los gobiernos de países como China, Rusia, Argentina e Indonesia han restringido agresivamente la cantidad de dinero que sus ciudadanos pueden intercambiar, transferir o llevar al extranjero.

Esto se realiza principalmente mediante el control de la capacidad de cada individuo para cambiar su moneda local por moneda extranjera como el dólar estadounidense. Al ciudadano chino promedio, por ejemplo, solo se le permite convertir hasta 50 mil dólares de su renminbi cada año.

En otras partes del mundo, incluso la capacidad de acceder localmente al propio dinero puede verse severamente limitada. Después de su crisis financiera de 2015, a los ciudadanos griegos se les restringió retirar más de 60 euros por día de sus cuentas bancarias, un claro recordatorio de que no controlaban su dinero.

Es más, cuando las personas pueden enviar dinero al extranjero, es engorroso y costoso. En 2018, los trabajadores migrantes y los refugiados enviaron casi 700 mil millones de dólares a través de las fronteras en remesas para apoyar a sus seres queridos. Los tipos de cambio y los aranceles se consumieron 45 mil millones de dólares de ese dinero, una cantidad enorme para aquellos que no tienen dinero de sobra.

Edictos