compartir en:

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informó que se realizarán ajustes a la estructura actual de la Presidencia de la República, por lo que se reducirá el número de coordinaciones, así como las funciones, con el fin de optimizar los recursos con los que se cuenta.

En este sentido reiteró que Alfonso Romo será el jefe de la Oficina de Presidencia y tendrá entre otras funciones: mantener los enlaces con empresarios e inversionistas nacionales y del mundo, así como coadyuvar en la evaluación de proyectos estratégicos.

En conferencia de prensa en su casa de transición, López Obrador dijo que en su gobierno “no va a haber duplicidades”, pues “no podemos derrochar, se tiene que ahorrar”, por lo que la Coordinación General de Comunicación Social, a cargo de Jesús Ramírez Cuevas, llevará toda la comunicación del gobierno federal.

Además, dijo, habrá una sola instancia responsable de derechos humanos para todas las dependencias, una Oficialía Mayor encargada de todas las licitaciones y compras y una sola también dedicada al control de gasto, que dependerá de la Secretaría de la Función Pública.

El tabasqueño dijo que el gasto de publicidad bajará al 50 por ciento y las oficinas se reducirán al mínimo. “Voy a ser claro: vamos a ahorrar. Ésa es la austeridad. No va a haber duplicidad, ni en esto ni en ningunas otras funciones”, reiteró.

Entre los nuevos colaboradores de apoyo en la Presidencia están Alejandro Esquer Verdugo, como secretario particular; Lázaro Cárdenas Batel, jefe de asesores del Ejecutivo, y Raymundo Artís Espriú, en la Coordinación de Estrategia Digital.

En tanto que Gabriel García Hernández será el titular de la Coordinación General de Programas Integrales de Desarrollo y Cesar Yáñez será el coordinador general de Política y Gobierno.

López Obrador detalló que todos los próximos funcionarios de apoyo de la Presidencia de la República despacharán desde Palacio Nacional, en las oficinas que existen actualmente, sin remodelaciones ni modificaciones.

TAGS EN ESTA NOTA: