compartir en:

Estados Unidos.- Michelle Lujan Grishman, gobernadora de Nuevo México, se negó participar en lo que llamó una “farsa presidencial” y ordenó el retiro de una gran cantidad de efectivos de la Guardia Nacional que se encuentran desplegados en la frontera ese estado de la Unión Americana con México. 

"Nuevo México no participará en la farsa presidencial de confinamiento de miedo en la frontera por el mal uso de nuestras diligentes tropas de la Guardia Nacional", aseveró la mandataria demócrata. 

A través de un comunicado, Lujan Grisham rechazó que exista una crisis migratoria como lo afirma el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

"Rechazo la afirmación de que existe una abrumadora crisis de seguridad nacional en la frontera sur, a lo largo de la cual se encuentran algunas de las comunidades más seguras del país", sostuvo. 

Te puede interesar: Trump rinde mensaje ante el Congreso, “construiré el muro”

La gobernadora anunció que la mayoría de los 118 soldados que se encuentran en esa región serán retirados. 

"Apoyaremos a nuestros vecinos cuando la necesidad de ayuda sea grande y ofreceremos una mano cuando podamos a las personas vulnerables que llegan a nuestra frontera”, señaló en el comunicado. 

Ayer, en su segundo discurso sobre el Estado de la Unión, Donald Trump reiteró que se construirá el muro en la frontera con México para poner fin a la “grave crisis” en la zona.  

Asimismo, el mandatario estadounidense arremetió de nuevo en contra de los inmigrantes al llamarlos “extranjeros ilegales criminales”. 
 

TAGS EN ESTA NOTA: