compartir en:

Wilmington.- Pese a que el huracán “Florence” se degradó a tormenta tropical, los estragos que dejó en Carolina del Norte y Sur fueron catastróficos. Seis personas y un bebé, murieron por el paso del fenómeno, según las autoridades locales.

El huracán, de categoría 1, tocó tierra la mañana del viernes y causó fuertes lluvias y vientos, cuyas consecuencias, además de las inundaciones, fueron de anuncios, escaparates y árboles caídos sobre calles y casas, esto último, provocó la muerte de una madre y su bebé.

Se espera que esta noche “Florence” pierda fuerza y se degrade a depresión tropical.

Cerca de 900 mil personas se encuentran sin electricidad; decenas están atrapadas en sus casas y no pueden salir por las inundaciones hasta que lleguen los equipos de rescate para localizarlos y llevarlos a un refugio.

Las autoridades también reportan el abastecimientos de alimentos para los refugiados, ya que, las inundaciones han impedido el paso de camiones que transportan comida.

Aunque ya no es un huracán, “Florence”, provocará intensas lluvias, lo que podría derivar en el desbordamiento de ríos y más inundaciones.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: