VATICANO.- La Iglesia católica decidió conceder, bajo ciertas condiciones, el perdón de todos los pecados a las personas enfermas de coronavirus y a quienes cuidan de ellos.

Según un Decreto de la Penitenciaria Apostólica publicado el pasado viernes por el Vaticano, se le concederá "la indulgencia plenaria", a los creyentes que hayan sido afectados por la actual pandemia.

El perdón abarca también a los profesionales de la salud y los familiares que cuidan a los enfermos, ya que se exponen así mismos al riesgo de contagio.

“Los fieles afectados por el coronavirus, sometidos a cuarentena por orden de la autoridad de salud en los hospitales o en sus propios hogares si, con un alma separada de cualquier pecado, se unirán espiritualmente a la celebración de la Santa Misa”, indica el texto.

No obstante, estas personas deben tener la voluntad de cumplir con la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración tan pronto como les sea posible.

La Iglesia también concede el perdón a los fieles católicos que están a punto de morir y no puedan recibir el sacramento de la extrema unción. El único requisito es la oración.

Según la tradición cristiana, para acceder al paraíso, el difunto debe haber reparado el mal que cometió, ya sea antes de su muerte, ya sea pasando por el purgatorio.

El papa Francisco ha expresado en varias ocasiones en los últimos días su cercanía con los enfermos de coronavirus y el pasado viernes durante la homilía de la misa en Santa Marta, citó el Catecismo y la “contrición” que perdona los pecados mientras la persona espera poder confesarse.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: