Ciudad de México.- La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, llamó a evitar que en todo el mundo continúen los efectos del racismo, el odio y división que traen las diversas posturas políticas.

Durante la Conferencia General de octubre de 2020, la jerarquía cristiana abordó temas que afectan a la sociedad de diferentes maneras, por lo que su presidente Russell M. Nelson, recalcó que Dios no ama a una raza más que a otra y pidió a miembros de la Iglesia abandonar cualquier acto de prejuicio y a promover el respeto hacia toda persona.

Por su parte, el primer consejero de la primera presidencia de la Iglesia, el presidente Dallin H. Oaks, pidió abandonar en cualquier momento, incluso en procesos electorales, toda actitud de odio e ira. 

En cuanto a las mujeres, el segundo consejero de la primera presidencia de la Iglesia, el presidente Henry B. Eyring, habló de las fortalezas de éstas y el don que tienen para apaciguar los corazones llenos de ira.

En los mensajes de estos personajes, se prometió que si se lucha contra el racismo, se obedecerán las leyes en los procesos electorales y se abandonará la violencia y la ira.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: