compartir en:

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, y de Rusia, Sergei Lavrov, culminaron hoy su encuentro en el que disertaron sobre una amplia agenda, que incluyó sus desacuerdos sobre Irán y Venezuela.

Ambos funcionarios se reunieron por segunda ocasión en menos de una semana sin que hubiera cambios en sus posiciones sobre el país islámico y la nación sudamericana.

Estas diferencias no significaron una ruptura, como lo demuestra que Moscú recibió la invitación para una reunión del presidente estadunidense Donald Trump con su par ruso Vladímir Putin en la cumbre del Grupo de los 20, que se llevará a cabo en junio próximo en Osaka, Japón.

"Hablamos sobre esa cita hoy", precisó Lavrov en conferencia de prensa posterior al encuentro, reseñó un despacho de la agencia rusa de noticias Itar Tass.

El canciller ruso destacó que la publicación del Informe Mueller, que rechaza que haya habido injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales estadunidenses de 2016, ganadas por el ahora presidente Trump, calmó las pasiones y ayudó a establecer un diálogo constructivo.

Respecto a Venezuela, dijo que Rusia espera que el pueblo venezolano sea el que defina su propio futuro y comience el diálogo dentro del país sudamericano. Muchos países de la región solicitan lo mismo y el gobierno venezolano está preparado, acotó.

Subrayó que "la democracia no se establece por la fuerza".

"Las amenazas que enfrenta el gobierno de (Nicolás) Maduro, las amenazas que provienen de los funcionarios de la administración estadunidense, y del señor (Juan) Guaidó, quien menciona constantemente su derecho a invitar a la intervención armada desde el exterior, no tienen nada que ver con la democracia", añadió el diplomático ruso, de acuerdo con Sputniknews.

Pompeo reconoció a su vez que en el tema Venezuela existen discrepancias y "esperamos que el apoyo ruso a Maduro termine".

Washington critica de manera reiterada al presidente Maduro y dio su reconocimiento al líder de la Asamblea Nacional, de oposición, Juan Guaidó, quien el 23 de enero pasado se juramentó como presidente encargado del país.

Nota recomendada: Programa Hoy No Circula debe incluir a las motocicletas: UNAM

Para sustentar ese apoyo, el gobierno estadunidense aplicó varias rondas de sanciones a funcionarios del gobierno de Maduro, e inclusive reconoció a un nuevo embajador venezolano en Washington.

El tema Irán fue el segundo donde hubo posiciones encontrabas de parte de ambos cancilleres. Pompeo negó que Washington esté por la opción militar en el caso de Irán, pero reconoció que la opción no está eliminada.

"En lo fundamental no buscamos una guerra con Irán. Queremos que el régimen se detenga en sus campañas de asesinatos", añadió el secretario estadunidense de Estado.

Derivó al Departamento de Estado pronunciarse sobre el movimiento de un contingente de 100 mil soldados a la región del Golfo Pérsico, pero dejó asentado que si sus intereses son atacarlos, respondería de la manera adecuada.

Lavrov deseó que las versiones sobre ese movimiento de tropas sean meros rumores, y subrayó que Medio Oriente ya enfrenta una tensión muy alta por situaciones y conflictos muy difíciles.

Para la noche de este martes aún se espera que el presidente Putin reciba a Pompeo.

Notimex

TAGS EN ESTA NOTA: