compartir en:

Ciudad de México.- Un juez federal resolvió darle la razón a la federación en el asunto de las modificaciones al programa de estancias infantiles y destacó que el interés en juego que tienen los encargados de las guarderías, no es un derecho, sino una expectativa de negocios.

El impartidor de justicia determinó esto en contra de la responsable de la estancia infantil “Maranatha”, y explicó que el ampro resultó improcedente debido a que el cese abrupto del apoyo económico que se entregaba a estos centro de trabajo, no pasará desapercibido, dado que este programa se encuentra sujeto al principio de anualidad.

Germán Cruz Silva, titular del Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, precisó que no se puede considerar que existe una obligación de la federación de conservar a perpetuidad las ventajas o beneficios que recibían los encargados de esos centros de cuidado infantil.

Sustentó su decisión en que, debido a los cambios en los objetivos de política económica y social, así como en las posiciones políticas de las administraciones públicas en turno, el Poder Ejecutivo puede modificar cuando crea pertinente dicho programa, o bien, implementar las políticas públicas que mejor considere.

Nota recomendada: Ejecutan a dos hombres mientras se encontraban en su auto en Naucalpan, Edomex

Tras este revés, la encargada de una estancia infantil de la Ciudad de México que buscaba el amparo, interpuso un recurso de revisión ante un tribunal colegiado con el objetivo de que se resuelva en definitiva o bien, que sea enviado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para su debida atención y análisis.

IMCM  

TAGS EN ESTA NOTA: