compartir en:

Por Vanessa Arriaga

San Luis Potosí.- Una vida es una vida sin importar de quién o qué se trate; sin embargo, hay personas que parecen no valorarlo o entenderlo, de ahí surge #JusticiaParaMiguel, un caso que se viralizó por la crueldad con la que un perro bóxer murió en San Luis Potosí por el uso indebido de la pirotecnia.

Durante los festejos de Año Nuevo a unos sujetos se les ocurrió divertirse a costa de un animalito que poco entendía de lo que estaba a punto de suceder. Estas personas decidieron dejar algunos petardos para dañar a Miguel, un perrito que caminaba tranquilamente por las calles y no tenía un solo hogar, sino que era una mascota comunitaria y los vecinos de la zona le dejaban dormir en sus casas de vez en cuando para que no padeciera los estragos del frío.

Miguel confiaba en los humanos y poco a poco se ganó el cariño de todos, o casi todos, pues lanzarle pirotecnia sin razón alguna y con nula humanidad no es precisamente una muestra de aprecio.

El perro, cuyo distintivo era un paliacate, tenía parte de su cara llena de sangre y, aunque duela imaginarlo, seguramente sufrió bastante en sus últimos instantes de vida.

Ante la tragedia, varios usuarios en redes se indignaron y han condenado el acontecimiento, por lo que pidieron a las autoridades hacer justicia para este ser sin voz y que no quede en el olvido. En change.org se ha lanzado una petición en el que describen que al perro le colocaron pólvora en el hocico y, por ende, su cabeza quedó destrozada.

Agregan que los propios vecinos buscan al o los responsables de lo ocurrido para que se haga justicia.

Pero no todos parecen estar de acuerdo, pues la Fiscalía General de San Luis Potosí ha señalado que la muerte de Miguel fue un accidente.

“Las circunstancias advierten que fue accidentalmente, el propio canino se acercó hasta donde se encontraban detonando pirotecnia y él toma el objeto sin que nadie medie”, explicó el vicefiscal Aarón Edmundo Castro.

Indicó que derivaron esa conclusión gracias a un video de una cámara de seguridad que les proporcionó uno de los vecinos de la colonia y aseguró que varias versiones se alejaban de lo que realmente sucedió, ya que algunos incluso señalaron que habían atado al can o lo atrajeron con comida.

Pero la versión que dio la Fiscalía no fue suficiente y en lugar de aplacar la situación, la enalteció y la mañana de este jueves un grupo de activistas se manifestó a las afueras del Congreso mientras gritaban:

“El día de hoy fue un perrito, el día de mañana puede ser una persona, puede ser un niño. En San Luis Potosí no somos maltratadores de animales. Los asesinos psicópatas tienen antecedentes de maltrato animal”.

Además, exigieron a los diputados federales crear una legislación para dictar sanciones mayores a las personas que cometan maltrato animal y que se prohíba el uso de pirotecnia.

“Exigimos justicia para Miguel, exigimos que se retomen las propuestas que ya hay en el Congreso, exigimos que se regule la pirotecnia; hay una iniciativa que solicita que los animales sean considerados seres sintientes, ya está dentro del Congreso, hay una iniciativa en la que pedimos que se endurezcan las penas al maltrato animal”, señaló una de las activistas.

La respuesta de los legisladores fue pronta y prometieron atender la petición, una que no se aleja de otras que han surgido en los últimos años no sólo por defensores de los animales, sino por la población en general, pues como se decía al inicio: una vida es una vida.

 

TAGS EN ESTA NOTA: