Inglaterra.- El juego de vuelta de los octavos de final de la Champions entre ingleses y españoles, estuvo lleno de mucho dramatismo, en donde al final los colchoneros se quedaron con el triunfo por 2-3 en calidad de visitantes.

La cancha de Anfield lució pletórica para albergar el duelo entre Liverpool y Atlético de Madrid, equipo que llegó al recinto inglés con la ventaja de 0-1 gracias al triunfo que obtuvieron en feudo español.

Los primeros minutos del partido se inclinaron del lado español. El Atlético de Madrid tuvo la primera de peligro en los botines de Diego Costa, pero su disparo salió machucado y se fue por el costado de la portería.

Liverpool contestó al minuto 5 por conducto de Wijnaldum, quien cabeceó un centro que le envió Alexander Arnold, pero el remate tuvo como destino final las manos de Oblak. Mientras más transcurrían los minutos de juego, los ingleses encontraron la forma de robarle al balón a los españoles y Alexander en un par de veces, puso en aprietos al cancerbero esloveno.

Con media hora de partido, Jan Oblack tenía la etiqueta de héroe, pues el Liverpool a cada rato tocaba la puerta de los visitantes, pero eso no fue suficiente para anotar el del empate. Cuando todo parecía que la oncena de Diego Simeone se iba a ir al descanso con el marcador a favor, apareció Wijnaldum con un cabezazo a quema ropa frente a Oblack, que poco pudo hacer para detener el remate y evitar la caída de su marco al 43’.

Para la parte complementaria las acciones no cambiaron. Jan Oblack continuó siendo una muralla que detenía todo lo que enviaba Wijnaldum, Chamberlain y Salah. Tanto fue el agobio que tenía el Liverpool sobre el Atlético que apenas habían pasado 10 minutos de haber iniciado la parte complementaria y el ‘Cholo’ sacó a Diego Costa para darle ingreso a Marcos Llorente.

El cambio español dio la sensación que resultó, pues al 60’ Joao Felix tocó la puerta inglesa, pero el cancerbero local logró detener el disparo en dos tiempos. Los últimos 15 minutos del partido se jugaron prácticamente en feudo español. Salah y compañía no se cansaban de tirar a puerta todo lo que les llegaba a sus pies, pero Oblack y la zaga rechazaban todo lo que les llegaba.

En el último minuto del tiempo corrido el Atlético estremeció las redes, pero para su mala fortuna, Saúl estaba en posición adelantada y el duelo tuvo que irse al alargue. En cuanto rodó el balón en el primer tiempo extra, Liverpool por conducto de Firmino clavó el que parecía ser el del triunfo, pero en ese lapso apareció Marcos Llorente para silenciar la algarabía que había en todo Anfield al marcar el del descuento al 97’.

Por si faltaba poco, el mismo Llorente realizó una jugada de mucho oficio al 106’ y apagó por completo la euforia que había en la cancha, pues con ese tanto el equipo rojo tenía que marcar dos goles en menos de 15 minutos para avanzar de ronda.

Finalmente Atlético de Madrid obtuvo su pase a los cuartos de la Champions al lograr un marcador global de 2-4, luego de que Álvaro Morata cerró las pizarras cuando el reloj marcó el 121’ del tiempo corrido. 

Obs

 

  

   

 

TAGS EN ESTA NOTA: