Mueren ocho militares israelíes durante una operación en Rafah, en el sur de Gaza

Israel intensifica ataques en Rafah tras resolución de la CIJ

Jerusalén.- Ocho militares israelíes, entre ellos un capitán, murieron este sábado en una gran explosión durante una operación en Rafah, en el extremo meridional de Gaza, según confirmó a EFE el Ejército, en la que es la jornada con más bajas entre las filas de Israel desde enero.

El capitán es Wassem Mahmoud, de 23 años y proveniente de Beit Jann (en el norte de Israel) y era el subcomandante del Batallón de Ingeniería 601 del Ejército israelí.

"Otros siete soldados también cayeron en este incidente. Sus familias han sido notificadas", añadió un comunicado castrense.

Es la jornada más letal para el Ejército israelí desde el 22 de enero, cuando murieron 21 militares al derrumbarse sobre ellos dos edificios en el incidente más mortífero desde que Israel lanzó la operación terrestre en el enclave.

Las brigadas al Qasam, el brazo armado de Hamás, reivindicaron esta mañana el ataque como "una emboscada contra vehículos enemigos" que se encontraban en la zona de Tal al Sultan, en el oeste de Rafah.

Según la organización islamista, atacaron un vehículo blindado de ingeniería de combate 'Namer' utilizando un proyectil Al Yassin 105, que lo incendió y mató a los ochos militares.

El portavoz del Ejército, Daniel Hagari, declaró en la noche de este sábado en una comparecencia que el incidente "probablemente" lo causó un dispositivo explosivo colocado cerca del blindado o un misil antitanque disparado contra él.

Con todo, las fuerzas armadas apuntan a que la explosión de una bomba alcanzó al vehículo, que iba cargado con material explosivo, provocando que este también estallara y desencadenando una gran detonación que mató a los ocho soldados.

A lo largo del día de hoy el Ejército ha lanzado numerosas incursiones y ataques aéreos contra distintos puntos del este, centro y oeste de la ciudad, fronteriza con Egipto.

Rafah se ha convertido en uno de los núcleos de la ofensiva israelí en la Franja y en la fuente de la mayoría de sus bajas desde que las fuerzas armadas entraron en la ciudad el pasado 6 de mayo.

Este lunes, otros cuatro soldados -dos de ellos de 19 años y en su periodo de instrucción- murieron a causa de una explosión en el interior de un edificio de Rafah que al parecer estaba plagado de explosivos y en el que los soldados encontraron una boca de túnel.

Desde que Israel lanzó su operación terrestre contra Gaza, 307 militares han muerto y al menos otros 1.500 han resultado heridos, según el propio Ejército. En total, son más de 620 muertos si se tiene en cuenta el ataque de Hamás del 7 de octubre.

Por otro lado, desde el 7 de octubre 37.296 personas han perdido la vida en Gaza, mientras que 85.197 resultaron heridas, siendo un 70 % de todas ellas mujeres y niños, según el Ministerio de Sanidad del enclave, regido por Hamás.