Rusia rechaza cualquier declaración de un país como 'estado terrorista'

EFE:

Moscú.- Rusia rechaza consecuentemente la doctrina de declarar a determinados países como “estados terroristas”, utilizada como justificación para inmiscuirse en los asuntos internos de estos por parte de “algunos estados inescrupulosos”, declaró hoy el viceministro de Exteriores ruso, Oleg Siromólotov.

“Rusia siempre ha defendido y defiende consecuentemente la línea de rechazo de la doctrina de ‘terrorismo de estado’ periódicamente utilizada por algunos estados inescrupulosos para justificar la injerencia en los asuntos que son de la competencia de otros estados”, afirmó en un comunicado publicado por Exteriores.

Siromólotov arremetió contra la declaración de Rusia como Estado promotor del terrorismo por parte del Parlamento Europeo por sus "ataques deliberados y las atrocidades cometidas contra la población ucraniana", al señalar que estos intentos no son algo nuevo y que el principal instigador de ellos es Kiev desde hace ocho años.

Esta resolución, explicó, “es parte de la campaña política e informativa llevada a cabo por Occidente en contra de nuestro país y no tiene nada en común con la situación real de la lucha contra el terrorismo internacional”.

“Rusia siempre se ha mostrado como un participante responsable de la lucha contra el terrorismo”, indicó.

Según el diplomático ruso, “si algunos países o el Parlamento Europeo tienen ganas de buscar a los verdaderos terroristas, les llamamos a mirar con más atención respecto a lo sucedido recientemente en los mares del Báltico y Negro, en vez de participar en el desfile de resoluciones de atrezzo”.

El vicecanciller ruso recordó que Moscú ha llamado en reiteradas ocasiones a la comunidad internacional a aunar los esfuerzos en esta dirección, mientras que en la década de los noventa del pasado siglo Occidente apoyó a los terroristas que operaban en el Cáucaso norte al ofrecerles apoyo con armas y municiones.

No obstante rechazó la posibilidad de que Rusia mida con el mismo rasero a los “países inamistosos” y los declare "estados terroristas", ya que se trataría de una medida “pseudosimétrica y jurídicamente defectuosa, que significaría que vamos de las riendas de nuestros oponentes, copiando irreflexivamente las terminologías que criticamos consecuentemente”.

“Consideramos que seguir enfoques ilegales ajenos sería erróneo. No nos asemejaremos a los violadores del derecho internacional”, añadió.

Edictos