compartir en:

Estados Unidos.- El futbolista se perderá el resto de la temporada con su equipo por el golpe que le propinó a Mason Rudolph.

El jugador de Cleveland, Myles Garret, quedó inhabilitado para lo que resta de la temporada de la NFL, debido a que le propinó un fuerte golpe con el casco a la cabeza del mariscal de Pittsburgh, Mason Rudolph.

De acuerdo a los reportes que maneja la prensa internacional, Garret le confesó a James Thrash, oficial de apelaciones de la NFL, que le propinó el golpe debido a que recibió un comentario racista por parte del quarterback de los Acereros.

Pese a que el jugador de Cleveland contó sus motivos que lo orillaron a golpear a su compañero de profesión, al final se determinó dejar sin actividad alguna a Myles por lo que resta del presente 2019, además de una multa económica.

Cabe destacar que Cleveland y Pittsburgh se medirán nuevamente el próximo 1 de diciembre en el Heinz Field.

Obs

TAGS EN ESTA NOTA: