Ciudad de México.- Luego de que se difundiera la supuesta muerte de un tiburón blanco atorado en una jaula de observación de la empresa Nautilus, en la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe, en Baja California, la firma aseguró que su estructura metálica cumple con las regulaciones y normas mexicanas, y precisó que durante el incidente se liberó al animal “lo más rápido” posible para evitar que muriera.

Asimismo, en una carta aclaratoria que la compañía mandó a Diario de México, precisó que después del incidente, se siguió el protocolo de acción y se liberó el tiburón lo más “rápido que fue posible, siempre buscando evitar afectaciones a la vida tanto del animal como de los seres humanos que se encontraban en la jaula”.

Indicó que de acuerdo con los turistas, éstos “comentaron que observaron nadando al tiburón del incidente”.

Nota recomendada: México analiza que haya agregados en negociación del T-MEC con EU: SRE

También reiteró que sus jaulas cumplen con todas las regulaciones y normas mexicanas. A la vez que rechazó las acusaciones del activista ambiental, Arturo Islas Allende, quien según ellos, nunca se acercó a su empresa “para indagar dato alguno, lo que da muestra de su interés en actuar de mala fe para generar desinformación y engañar a su audiencia”.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: