compartir en:

Por Vanessa Arriaga

Francia.- Pese a que el gobierno de Francia cedió ante las protestas de los llamados “chalecos amarillos” por el alza en el precio del combustible, medida que aplazaron por seis meses, el descontento social persiste y ante la amenaza latente de una nueva manifestación el próximo sábado, la ciudad de París se blindará para evitar más daños.

Éste sería el cuatro fin de semana consecutivo en el que se registrarían disturbios violentos, ante ello, recintos populares de la capital francesa como la Torre Eiffel, el museo de Louvre y la Ópera, han decidido cerrar sus puertas durante el fin de semana junto a otros lugares culturales y negocios de Campos Elíseos.

TE PUEDE INTERESAR: Tras protestas, suspenden aumento al precio de combustible en Francia

Esta medida la propuso la policía francesa para proteger los comercios y el patrimonio del país, también recomendaron colocar paneles de protección en las ventanas y retirar todo el mobiliario que tengan en la calle.

El mundo deportivo se sumó a estas prevenciones, la Liga de Futbol anunció que se suspenderán varios partidos, entre ellos el del PSG contra el Montpelier, el cual estaba programado para jugarse en el Parque de los Príncipes; también se canceló el enfrentamiento entre el Toulouse y el Lyon.

Los habitantes de París están alertas por la probable jornada de violencia a la que se enfrentarán una vez más, pues según algunos testimonios el objetivo de los “chalecos amarillos” es destrozar y matar.

Entretanto, las autoridades hacen declaraciones que no ayudan a mitigar el caso, por un lado, el presidente Emmanuel Macron, ha preferido permanecer en silencio desde que declaró en la Cumbre G-20 que no permitirán ningún tipo de violencia.

El ministro de Interior, Christophe Castaner, por otro lado, ha invitado a los manifestantes a calmarse y renunciar a las protestas. Gérarld Darmanin, ministro de hacienda, dejó claro este jueves que Francia cumplirá con el compromiso de disciplina fiscal pese a las inconformidades por el aumento del impuesto sobre hidrocarburos, el cual se tenía pensado aplicar a partir del 1 de enero de 2019.

“Mantendremos nuestras cuentas públicas (…) el presidente de la República fue elegido para eso”.

TAGS EN ESTA NOTA: